Deportes

Román González, ni villano ni retirado

El cuarto asalto ante el tailandés no basta para borrar un pasado que huele a victoria

Román-González
Román González, ni villano ni retirado |

José A. Quintero |

Baste decir que Román González, otrora mejor boxeador libra por libra del mundo, sufrió el segundo fracaso de su excelsa trayectoria deportiva ante el mismo rival y con apenas seis meses de diferencia. Eso, en este caso, dice mucho.

Srisaket Sor Rungvisai se convirtió en un fuerte verdugo del tetracampeón mundial, a quien, ahora, le llueven las críticas. Aquellos que antes lo llenaron de adjetivos positivos, hoy utilizan calificativos cuando menos fuertes, algunos de ellos demasiados malaventurados.

“Chocolatito” y su (nuevo) equipo de trabajo son conocedores de la magnitud de la situación. Todos saben que se ha retrocedido y que dejó de ser el pugilista invencible, el preferido de la mayoría. Todo eso, lamentablemente, quedó atrás. El cuarto asalto ante el tailandés se ocupó de nublar el presente, sin embargo, creo, no basta para borrar un pasado que huele a victoria.

Quienes exigen un retiro del pinolero apenas han meditado bien sobre el contexto. A sus 30 años de edad, Román es un fajador joven, y lejos debe estar de decir un adiós definitivo, y mucho menos debe tomar una decisión tan importante a la ligera, al vuelo. ¡Ah! Otra cosa es decir que, tal vez, sus instantes de glorias pasaron. Bueno, ese es otro tema que, para colmo, es demasiado arriesgado advertirlo, porque nadie sabe qué nos depara el futuro.

Más bien, creo yo, González necesita meditar, pensar su próximo paso y olvidar, por muy difícil que parezca, un 2017 en extremo peliagudo. Necesita estudiar su actual panorama para, luego, saber dilucidar qué resulta más conveniente. Todos sabemos que las 115 libras le quedan un poco grandes y si las 112 resultan pequeñas, pues el paso debe ser comenzar de a poco, sin dar saltos gigantescos. No siempre podemos ir directamente contra Goliat, y menos cuando el territorio es desconocido.

Confianza es la palabra de orden. Confianza. Volver a tener fe en sí mismo. De muy poco vale tener un equipo conocedor si el verdadero protagonista apenas confía en sus posibilidades.

De momento, “Chocolatito” descartó bajar de categoría y dejó claro que se mantendrá en las 115. Sus razones tiene Román, porque, al fin y al cabo, nadie como él sabe qué significa obtener 46 victorias de manera consecutiva en un mundo donde todos anhelan tumbarte y solo una persona lo ha logrado.

ale/jos

también te puede interesar