Deportes

La Copa no está, la Copa se fue

El cierre de la Copa Mundial de Fútbol en Brasil permitió a Europa conservar el trofeo en su geografía con la victoria de Alemania. En una competición llena de récords, América queda con la mayor deuda de todas

Brasil 2014
|

Alejandro Guevara |

América debe esperar otros cuatros años para volver a aspirar a ganar una Copa Mundial de Fútbol. Alemania, campeón por cuarta vez, dejó el trofeo en su territorio luego de derrotar a Argentina.

Fue un cierre esperado, en tanto los teutones llegaron dominando el ranking de la FIFA y como amplios favoritos. Su cartel de preferidos fue ampliamente ratificado en cada encuentro, sobre todo con creces en la semifinal ante Brasil con ese humillante marcador de 7-1, algo que jamás se olvidará por este lado del mundo.

Fue una Copa vistosa. La magia del gol nunca desapareció, y aunque hubo menos desde la fase de octavos de final, en total se anotaron 166, la segunda marca de todos los tiempos desde los 171 de Francia 1998.

Pero el fútbol en América volvió a quedar en deuda. Y es que a pesar de clasificar a octavos de final ocho selecciones -Brasil, México, Costa Rica, Argentina, Uruguay, Colombia, Chile y Estados Unidos-, la Copa partió de nuevo hacia Europa, lugar donde ha transitado desde 2006 por Italia, luego en España (2010) y ahora un poco más al norte, en Alemania.

Así, si América quiere romper con algo que ya se está convirtiendo en “costumbre”, tendrá que mejorar su juego de cara a la próxima cita en Rusia.

Por supuesto, esto no es casual. Las ligas europeas hoy tienen la mayor calidad concentrada en temas balompédicos, y en ellas juegan casi todos los jugadores de las selecciones más fuertes en el llamado viejo continente.

Para que se tenga una idea, siete jugadores teutones juegan en el club Bayern Munich. Por tanto, experiencia de juego y compenetración no les falta.

Esta situación se repite con muchas otras selecciones, pero no es así para los equipos de esta parte del planeta.

En Brasil y Argentina, los dos equipos que quedaron entre los cuatro grandes, muchas figuras se desenvuelven en clubes de América. Esta brecha está marcada porque aún hoy los equipos de este lado del mundo sirven como trampolín de exhibición para dar el gran salto a Europa.

La situación, que no ha cambiado mucho en las últimas décadas y parece acentuarse, no permite a los técnicos de los equipos americanos armar conjuntos con elementos experimentados en lides europeas.

Puede sonar a justificación, pero las diferencias de nivel técnico asoman en este tipo de competencia. Esperemos que América logre superar la barrera en cuatro años.

No obstante, más allá de todos esos factores, el cierre de la competición deja récords interesantes que a continuación les dejo para su archivo:

-Tecno-Copa: En esta Copa se impuso la tecnología en tres dimensiones bajo los tres palos para evitar goles fantasmas. Asimismo, se usó espuma disolvente para delimitar las barreras, y la final se grabó en resolución Ultra HD y con 360 grados de percepción, algo que podrá ser admirado en par de años cuando abra el Museo del Fútbol en Zurich, Suiza.

-Redes sociales al por mayor: Las Redes Sociales rompieron varios récords, como mayor cantidad de tuits emitidos por minuto en el partido Brasil-Alemania, y fue la primera donde realmente la gente vivió “conectada” durante la gran fiesta mundial del fútbol.

-Simplemente humanos: A pesar de toda la parafernalia tecnológica, el factor humano dentro del campo es el más criticado. Los árbitros, que cantaron muchos penales inexistentes, perdonaron otros bien claros y fueron benévolos con el fuera de juego, acaso se llevan la nota más negativa de toda la competencia.

-Miroslav Klose, así se escribe gol en alemán: El delantero, nacido en tierras polacas pero nacionalizado alemán, convirtió dos tantos en la Copa del Mundo y superó al brasileño Ronaldo. El primero fue frente a Ghana en la fase de grupos, y el segundo ante el anfitrión en semis. Con 16 es el máximo artillero de todos los Mundiales.

-Yo, el más viejo: El colombiano Faryd Camilo Mondragón Alí, arquero suplente de Colombia, ingresó en el choque con Japón y se convirtió así en el futbolista más veterano en jugar una Copa del Mundo. A los 43 años y tres días, el ex Independiente destronó al recordado camerunés Roger Milla, quien en la cita de Estados Unidos 1994 participó en un encuentro con 42 años y 39 días de vida.

-Los autogoles: El bosnio Sead Kolasinac convirtió a los dos minutos de acción el tanto en contra de su propia valla con el que Argentina comenzó a dominar el Grupo F del certamen. El juego terminó 2-1 y ese tanto fue fatal para su país. Por su parte, el brasileño Marcelo se sumó a la cruzada: marcó el primer grito del Mundial en el arco de Julio César en el juego contra Croacia que terminó 3-1 para los anfitriones.

-El curioso récord de la “Oranje”: Holanda le ganó 3-0 a Brasil, se quedó con el tercer puesto y estableció un récord para la historia de los mundiales. El equipo de Van Gaal se convirtió en el único seleccionado en utilizar a los 23 jugadores en una Copa del Mundo.

El curioso récord fue conseguido porque Van Gaal utilizó a todos sus jugadores de campo, a un arquero suplente para los penales frente a Costa Rica y en el partido por el tercer puesto mandó a la cancha al otro arquero suplente. Así, ninguno de sus jugadores fue a pasear a Brasil y de paso el equipo quedó en la historia con un récord para la historia de los mundiales.

-El debut: La selección de Bosnia-Herzegovina participó por primera vez en una Copa del Mundo. No fue una buena producción, pero se dio el gusto de gritar presente y hasta de ganar un juego: ante Irán por 3-1.

-Todos en un solo lugar: En Brasil se exhibieron los ocho campeones de la historia de los Mundiales: el anfitrión, Italia, Alemania, Argentina, España, Francia, Inglaterra y Uruguay. Al final, el monarca sumó otra estrella y no se estrenó ninguna otra nación.

-El omnipresente Klose: Con el tanto frente a Ghana por la segunda jornada del Grupo G, el Tanque alemán se convirtió en el tercer jugador en marcar en cuatros citas ecuménicas después del brasileño Pelé y el alemán Uwe Seeler. Ambos lo habían conseguido en Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra 1966 y México 1970.

-¡Fuera mordedores!: El peor castigo de la historia de la FIFA aconteció en este Mundial. El uruguayo Luis Suárez recibió una dura sanción por pegarle un mordisco al italiano Giorgio Chiellini. Los nueve partidos de suspensión, con cuatro meses de imposibilidad de actuar en ámbitos del fútbol, es la pena más severa de la máxima entidad tomada durante el desarrollo de un Mundial. El club Barcelona, que pagó una fortuna por su pase, también lo sufre.

-El Brasileirazo: La mejor/peor semifinal de la historia, depende cómo se mire: Alemania le ganó por 7-1 a Brasil. Esta fue la peor goleada histórica que sufrió el pentacampeón. Y eso que el defensor Mats Hummels declaró que en el segundo tiempo “levantaron el pie del acelerador”. Luego, en la discusión del tercer puesto, Holanda les encajó a los locales tres goles más, para sumar 10 en contra en 180 minutos.

-¿La maldición del campeón?: España repitió la historia. Venía de ganar la Copa del Mundo anterior y amenazaba con llevarse la de Brasil, pero al igual que en el Mundial de Corea-Japón 2002, con Francia, y Sudáfrica 2010, con Italia, el campeón-defensor no superó la barrera de la primera ronda.

-Al fin octavos: Argelia marcó un hecho sin precedente al pasar la primera ronda de un Mundial, dado que había participado en tres certámenes anteriores: España 1982, México 1986 y Sudáfrica 2010, y en ninguno de ellos pudo entrar a la siguiente fase.

-El gol más rápido: Clinton Dempsey marcó el primer tanto de Estados Unidos en el duelo frente a Ghana a los 29 segundos de juego, en la jornada inicial del Grupo G. El encuentro se disputó en Natal.

-Centroamérica histórica: Costa Rica celebró el pase invicto a octavos de final y haber conseguido el primer puesto del Grupo D, el denominado de la muerte, luego de derrotar a Uruguay e Italia y de empatar con Inglaterra. Se fue de la mejor manera de la competencia: igualó a cero con la poderosa Holanda y cayó en la tanda de penales. Gran labor del equipo del colombiano Jorge Pinto.

-Mi DT no es de mi país, ¿y el tuyo?: Está de “moda” tener un DT extranjero. La mayoría de las selecciones en Brasil 2014 utilizaron un técnico nacido en otra nación. Los que más aportan son: Argentina, Colombia, Alemania e Italia, con tres cada uno: Alejandro Sabella (argentino-Argentina), Jorge Sampaoli (argentino, Chile), José Pékerman (argentino-Colombia); Luis Fernando Suárez (colombiano-Honduras), Jorge Luis Pinto (colombiano-Costa Rica), Reinaldo Rueda (colombiano-Ecuador); Joachim Löw (alemán-Alemania), Volker Finke (alemán-Camerún), Jürgen Klinsmann (alemán-Estados Unidos); Fabio Capello (italiano-Rusia), Cesare Prandelli (italiano-Italia) y Alberto Zaccheroni (italiano-Japón).

(Visited 3 times, 1 visits today)

también te puede interesar