Deportes

Nicaragua supera 3-1 a Honduras en amistoso de fútbol

En este segundo encuentro fue increíble el juego de la selección juvenil pinolera, pues cambiaron su actitud ante en el partido y sacaron a relucir la casta

Redacción Central |


En este segundo encuentro fue increíble el juego de la selección juvenil pinolera, pues cambiaron su actitud ante en el partido y sacaron a relucir la casta

El equipo de Nicaragua superó este domingo a su similar de Honduras 3 goles a 1 en el segundo partido de un tope amistoso de fútbol.

De acuerdo con reportes de prensa, en este segundo encuentro ante Honduras fue increíble el juego de la selección juvenil pinolera, pues cambiaron su actitud ante el juego y sacando a relucir la casta, golearon 3×1 a los “hondureños” para cerrar la serie de dos juegos amistosos con una victoria clara, contundente y sin objeciones ante el mejor talento del fútbol de aquel país.

La metamorfosis pinolera fue tan grande que a pesar del inclemente sol, tener a uno de sus defensas titulares lesionados, arrancar perdiendo el juego y terminar con solo nueve juveniles, por un pésimo arbitraje de Erick Andino; Nicaragua primero se sobrepuso y luego aguantó hasta el final para ganar merecidamente ante Honduras.

La selección de catracha arrancó el juego ganando 1×0 con un gol de Maicol Montero, quien dentro del área aprovechó su perfil zurdo y acomodó la pelota a la orilla del poste derecho, sin que el portero nicaragüense pudiera hacer nada para desviar la pelota.

Nicaragua generaba dos llegadas claras, con Cristofer Zelaya rematando de frente al portero, y Cristhian Rivas llegando solo y queriendo sorprender pateando la pelota por encima, del arquero quien reaccionó para mantener al frente a Honduras.

Los hondureños eran quienes tenían la pelota y dominaban el juego a tal punto que a los 30 minutos del primer tiempo, el árbitro comenzaba a inclinarse a favor de sus coterráneos y marca un penalti por una mano dentro del área grande del defensor nicaragüense Santiago Cruz.

Atajada alentadora

El entrenador de Honduras José Valladares mando al arquero hondureño Cristhian Hernández para que ejecutara desde los once pasos; y fue entonces que apareció la figura del arquero Nicolás Castillo, quien lanzándose a la derecha atrapó la pelota; para convertirse en el detonante que necesitaban los pinoleros para empezar a construir la hazaña.

En ese momento reaccionó y se creció Nicaragua dejando hasta la última gota de sudor y coraje para conseguir el triunfo, con una sobresaliente actuación del más pequeño de todos, pero aguerrido, luchador incansable, el sacrificio en vivo era Cristhian Rivas, quien sirvió de estimulante para que sus compañeros levantaran el juego y juntos consiguieran el éxito.

Rivas, esencia que no viene en barriles

La actitud de Cristhian Rivas en el primer juego encarando el reto que significaba jugar ante futbolistas que le doblaban en tamaño, fueron merecedores de la titularidad en este segundo encuentro, y el chavalo de quince años originario de Managua, supo corresponder.

En el primer gol de Nicaragua, Rivas toma una pelota en la media cancha y asediado por espigados jugadores que apenas le dejaban asomar la nariz para ver el resto del campo, mandó una pelota por la banda derecha donde apareció Cristofer Zelaya para dominarla, luego centrar rasante dentro del área y que apareciera Omar Bermúdez empujando la pelota al fondo de las redes para el empate 1×1 a los 35 minutos del primer tiempo.

El marcador se mantuvo 1×1 hasta el cierre de la primera parte. En el segundo tiempo del juego Nicaragua, entro rebosante y otra vez la chispa de Rivas aparece para enviar una pelota hacia la derecha del área grande donde le cometen falta a Zelaya.

Ese tiro libre desviado por el portero hacia el ángulo superior derecho de los 16.50 del área hondureña encontró a un genial Junior Arias que con una clase insuperable y de forma genial acomodo la pelota sobre el ángulo superior izquierdo de la portería catracha para poner a Nicaragua a ganar 2×1 a los 58 minutos de juego.

Los hondureños, asustados por el resultado salieron a buscar el empate, mientras Nicaragua aprovechando los balones detenidos o que surgiera un letal contragolpe acariciaba la posibilidad del triunfo.

Y la oportunidad llego, cinco minutos más tarde cuando un balón enviado desde la media cancha, encontró a Cristofer Zelaya por derecha, adelantó la pelota y luego de librarse de la marca, definió dentro del área rasante a la izquierda para vencer la salida del portero y poner el juego 3×1.

Pésimo arbitraje

En el cierre del encuentro los pinoleros aguantaron el asecho de la ofensiva catracha y la descarada actuación arbitral de Erick Andino, que entre otros errores garrafales para favorecer a los hondureños, expulsó a los 25 minutos del segundo tiempo al mediocampista Luis Coronel y luego dejo a Nicaragua con nueve jugadores sacándole una segunda tarjeta amarilla a Santiago Cruz.

La selección de Nicaragua resistió con garra, para finalmente ganar un encuentro donde quedo evidenciado el esfuerzo y trabajo de estos jóvenes surgidos de las Academias y fruto del arduo trabajo de la Escuela de Talentos del Futbol Nacional.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-La Nueva Radio YA)

también te puede interesar