Deportes

River da un paso hacia el abismo

Pierde en el primer partido por evitar el descenso a segunda división

River Plate de fútbol argentino
El River Plate dio otro paso hacia el cadalso, hacia el peor momento de su historia. Uno de los dos equipos más populares de Argentina, y el que más ligas ha ganado (33), perdió ayer 2-0 ante el Belgrano en Córdoba en el primer partido de la promoción para dirimir cuál jugará la próxima temporada en Primera División y cuál en el Nacional B (Segunda). | Internet

Redacción Central |

Pierde en el primer partido por evitar el descenso a segunda división

El River Plate dio otro paso hacia el cadalso, hacia el peor momento de su historia. Uno de los dos equipos más populares de Argentina, y el que más ligas ha ganado (33), perdió ayer 2-0 ante el Belgrano en Córdoba en el primer partido de la promoción para dirimir cuál jugará la próxima temporada en Primera División y cuál en el Nacional B (Segunda).

El papelón del River se completó cuando tres miembros de su barra brava ingresaron al campo de juego para recriminar entre insultos y empujones a sus jugadores. El partido debió ser suspendido durante 20 minutos. Los hinchas del club de Buenos Aires comenzaron a arrojar objetos y a patear la alambrada rota que separaba las tribunas del campo.

La Policía cordobesa sólo atinaba a pedir calma, mientras los rostros de los futbolistas del River, la mayoría jóvenes, evidenciaban el susto. Ya no era sólo el miedo a perder un partido sino a acabar golpeados. Se trató de otra de las escenas más desagradables del fútbol argentino, de ésas a las que esta liga está tristemente acostumbrada.

El River nunca mostró jerarquía en el partido, buscó el gol sin efectividad y golpeó a sus rivales como si el grande fuera el pequeño. Los nervios cundían en los jugadores del plantel millonario y entonces el defensa paraguayo Adalberto Román tocó en forma absurda el balón en su área.

En el minuto 25 del primer tiempo, el medio César Mansanelli marcó de penalti el primer tanto del Belgrano, que sueña con su cuarto ascenso a la Primera. El River quiso reaccionar, pero ni sus juveniles como Mauro Díaz y Erik Lamela ni su veterano Matías Almeyda podían doblegar al pirata.

En el segundo tiempo, en lugar de llegar la réplica del River, un tiro de esquina a los dos minutos acabó en otro tanto del Belgrano, del Picante César Pereyra. El segundo gol celeste encendió la ira de los hinchas de la banda roja, tan acostumbrados a las victorias y tan intolerantes a las derrotas catastróficas.

El River nunca descendió en su historia. Entonces, a los 7 minutos de la segunda etapa, tres ultras millonarios rompieron la alambrada y entraron a los saltos y a los manotazos, como si fueron primates, a insultar a sus jugadores.

Uno de ellos, encapuchado, empujó a Román por haber cometido el penalti. Entonces se suspendió el partido y durante 20 minutos los policías intentaron domar a los hinchas del club porteño. No es la primera vez que los simpatizantes del River no soportan una derrota.

también te puede interesar