La Academia de Béisbol de Nicaragua prepara 33 futuras estrellas

Situada en Rivas es un sueño cumplido de los Grandes Ligas nicas y cuenta con el apoyo del Gobierno Sandinista

Nuevas estrellas del béisbol nicaragüense
La Academia de Béisbol de Nicaragua prepara 33 futuras estrellas. El 19 Digital

Situada en Rivas es un sueño cumplido de los Grandes Ligas nicas y cuenta con el apoyo del Gobierno Sandinista

La Academia de Béisbol de Nicaragua prepara actualmente  a 33 futuras estrellas que colocarán bien alto el nombre de nuestro país en ese deporte.

Producto de un sueño cumplido de Winston Lacayo, Martín Vargas y nuestra máxima figura en las Grandes Ligas, Denis Martínez, los alumnos se preparan inicialmente para participar en los campeonatos “Germán Pomares Ordoñez”, que reciben todo el apoyo del Gobierno Sandinista.

Desde la Academia Nicaragüense de Béisbol, bautizada precisamente con el nombre del Big Leaguer, 33 jovencitos entre los 14 y 18 años, persiguen sus anhelos de convertirse en peloteros profesionales. Provienen de diversos municipios del país, algunos tienen más de tres años de jugar béisbol y todos sin excepción quieren emular a jugadores de reconocida trayectoria en las Grandes Ligas.

Allí, los muchachos, además de recibir el entrenamiento requerido, tendrán clases de inglés, computación y administración de recursos financieros.

Martínez asegura que para hacer realidad este sueño de los jóvenes se ha invertido casi un millón de dólares entre infraestructura, compra de utensilios y otros gastos.

“Después que uno ha terminado su carrera, trata de buscar cómo darle el ejemplo a estos chamacos, esa oportunidad que una vez yo tuve”, sostiene Martínez, el latino más ganador de todos los tiempos con 245 victorias y el único que ha forjado un juego perfecto que logró un 28 de julio de 1991 contra los Dodgers de los Ángeles.

Martínez, ahora con 56 años, quiere que estos jovencitos alcancen sus metas en el campo deportivo y una buena manera es a través de esta Academia de Béisbol.

“Gracias a Dios y a los otros socios hemos logrado abrir la Academia, algo que yo siempre he tenido en mi mente, pues hemos llegado a la conclusión que es bien significativo para los chamacos ayudarles para que ellos se desarrollen y logren demostrar su talento y esa oportunidad que se va a dar, no solamente en el béisbol, sino académicamente porque vamos a darle educación con el inglés, computación, y administración”, refiere.

Martínez sabe muy bien que Nicaragua es un país netamente beisbolero y cree que podemos exportar jugadores a las Grandes Ligas.

“Es un proyecto  caro en el cual se requieren bastantes fondos para poder iniciar, hemos hecho un aporte inicial para llevarlo a cabo, estamos buscando apoyo del sector privado en Nicaragua y también en el extranjero para continuarlo, pienso que ya pusimos la primera piedra”.

Considera que este proyecto debe rendir sus primeros frutos en un periodo de tres años, tiempo en el cual asegura que podrá pulirse el talento de los jovencitos que ingresan y podrán ser elegibles por los diferentes caza-talentos de los equipos de la Grandes Ligas.

“El único requisito es que quiera jugar, que tenga ese deseo de superación. Si verdaderamente ama este deporte, aquí está la oportunidad, aquí está el chance para que puedan lograr ese objetivo que ellos quieren, que es jugar béisbol”.

Martínez se encuentra en el país desde hace un mes y pudo ser testigo del desenlace de la Liga Nicaragüense Beisbol Profesional, en la que Los Indios del Bóer se coronaron campeones al vencer en cinco juegos a los Tigres del Chinandega.

Ante eventos como éste y el próximo arranque de la Liga “Germán Pomares Ordóñez”, Martínez reconoce que la práctica de este deporte ha crecido en los últimos cuatro años, tras el regreso a la Presidencia del Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Considera que lograr reunir a 16 equipos de todos los departamentos del país es una excelente idea y por eso en futuro cercano jugadores de la Academia podrán ser captados por los diferentes equipos para que puedan ir adquiriendo confianza.

“Yo pienso que podemos competir en la liga Germán Pomares, tal vez no este año, pero eventualmente el próximo. Nuestra meta es que ellos puedan jugar academia contra academia, lo que queremos es que puedan jugar y eventualmente después el siguiente año, con el esfuerzo y la dedicación que estoy viendo se desarrolló muy bien el año pasado, pensamos participar”, dijo Martínez.