Deportes

Sudáfrica sueña con los Juegos Olímpicos del 2020

Tras el rotundo éxito de la Copa Mundial de fútbol, 16 años después de la caída del apartheid, el deporte sudafricano ha comenzado a soñar en grande: ser sede de los Juegos Olímpicos del 2020

Sudáfrica sueña con los Juegos Olímpicos del 2020
El anuncio de la candidatura surafricana romperá moldes y esquemas en algunas mentes que aún no ven con agrado el protagonismo africano tras el certamen balompédico | Internet

Redacción Central |

Tras el rotundo éxito de la Copa Mundial de fútbol, 16 años después de la caída del apartheid, el deporte sudafricano ha comenzado a soñar en grande: ser sede de los Juegos Olímpicos del 2020

La ilusión de la “tierra del arcoíris” pudiera interpretarse como el justo reclamo de todo un continente al cual el movimiento deportivo internacional le debe la presencia de sus grandes atletas.

El anuncio de la candidatura surafricana romperá moldes y esquemas en algunas mentes que aún no ven con agrado el protagonismo africano tras el certamen balompédico, que inclinó un poco más hacia el sur del mundo la balanza del Comité Olímpico Internacional (COI).

Nuestra intención es ofrecer una ciudad de categoría mundial capaz de ser sede de los primeros Juegos Olímpicos que se disputarían en África, los del 2020, dijo el director ejecutivo del Comité Olímpico Surafricano (COS), Tubby Reddy.

Avalada por fundamentos bien definidos que aprobaron el riguroso examen del magno evento futbolístico, la candidatura pondrá nuevamente a Sudáfrica en la picota pública.

Sin embargo, tras el otorgamiento de la sede para la Copa Mundial de la FIFA, seis años atrás, y mientras las opiniones encontradas se debatían en una lucha entre la incertidumbre y el derecho propio, la nación africana se empeñó en demostrarle al mundo que estaba lista para ese tipo de lid.

Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica, y uno de los principales promotores de la realización del sueño olímpico, estimó, que el Mundial fue una carta de presentación porque “demostramos que somos  capaces de albergar cualquier certamen internacional mayor porque tenemos los recursos, la capacidad y la infraestructura”.

No veo ningún motivo para que no nos presentemos en el futuro para los Juegos Olímpicos. Sería importante para África, declaró el mandatario.

Zuma estimó, además, que la copa del orbe de balompié les unió como nunca antes. “Por primera vez noté que los surafricanos hacían ondear la bandera nacional. Todo el mundo es digno de esta competición, blancos y negros”.

COI y FIFA, PRONUNCIAMIENTOS DELANTE DE LAS BAMBALINAS

El presidente del COI, Jacques Rogge, impresionado por la celebración del Mundial de Fútbol, expresó que la candidatura surafricana era bienvenida, un criterio devenido primer espaldarazo a las esperanzas y sueños de millones de africanos.

Siempre es buena noticia ver que una nación como Sudáfrica desea presentar su candidatura y nos complace que estén pensando en los Juegos Olímpicos, subrayó.

Por su parte, Joseph Blatter, titular de la FIFA, manifestó igualmente su apoyo a la candidatura. “Si un país puede organizar un Mundial de fútbol, también puede organizar unos Juegos Olímpicos, porque los Juegos son una competición más confinada en una sola ciudad”.

La puja por la sede de la cita de 2020 tendrá lugar en 2013 y hasta el momento expresaron sus aspiraciones las ciudades japonesas de Tokio e Hiroshima, Roma, Estambul, Doha, Madrid y ahora Durban, con las mayores posibilidades entre las urbes surafricanas.

DE LA AGENDA PARA LOS JUEGOS OLÍMPICOS DEL 2020

La primera nación africana anfitriona de un Mundial de fútbol probó su capacidad para organizar debidamente un torneo de esa talla  en medio de un ambiente de colorido y de fiesta continentales. Además, se preparó para recibir a alrededor de medio millón de huéspedes, ofreciéndoles un calor y una hospitalidad al estilo africano.

La Copa sintetizó un poco más el concepto de nación y a partir de ahora se hablará de una Sudáfrica más cohesionada, sin discriminación racial ni de género, al darse cita en los estadios todas las clases sociales del país para integrarse al espectáculo deportivo.

Veinte años atrás la división racial corroía la sociedad, el régimen el apartheid marcaba la gran diferencia entre negros y blancos, que en un acto jamás imaginado mostraron su apoyo a los equipos africanos presentes en la justa.

La celebración de la Copa Mundial de la FIFA 2010 situó a Sudáfrica  en una economía competitiva, con mejoras en la infraestructura y palpable orgullo nacional.

Los beneficios que dejarán los Juegos Olímpicos del 2020 serán  potencialmente mayores y encontrarán a una anfitriona mucho más preparada y lista, y sobre todo con mayor espacio para seguir creciendo en el tema de una conciencia nacional monolítica.

Y las muestras dejadas al calor del Mundial son más que evidentes.

también te puede interesar