Deportes

España ganó con constancia el partido de los nunca

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Johannesburgo, Sudáfrica La selección española de fútbol recogió el premio a su constancia y conquistó hoy su primera Copa del Mundo, tras derrotar a una especulativa Holanda en el partido de los nunca en Sudáfrica-2010

Selección Española Campeona
Victoria merecida para el elenco más constante de la cita y el que mejor supo interpretar sus limitaciones para crecerse ante ellas e implementar a tiempo un plan de contingencia, apoyado en otras fortalezas. | es.fifa.com

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Johannesburgo, Sudáfrica La selección española de fútbol recogió el premio a su constancia y conquistó hoy su primera Copa del Mundo, tras derrotar a una especulativa Holanda en el partido de los nunca en Sudáfrica-2010

Nunca España había llegado a la final, nunca ninguno de los dos conjuntos se habían enfrentado en una cita universal y nunca ninguno de los dos había alzado la copa de la FIFA.

¿Cuál era el mejor epílogo para un cotejo con semejantes características? Pues que lo decidiera un hombre que casi nunca hace goles, pero cuando lo consigue casi siempre valen títulos o resultan trascendentales, el centrocampista Andrés Iniesta.

El volante del Barcelona completó su excelente actuación con un disparo cruzado en el minuto 116, cuando sus adversarios miraban con desespero el reloj en espera de la llegada de la ronda de penales.

La fortuna premió al seleccionado que más buscó la victoria durante las dos horas de tensión en el campo del Soccer City de esta ciudad, mientras le dio la espalda a los holandeses, tras acompañarles durante todo el campeonato.

La Furia Roja fue un reflejo de su paso por el certamen, con una abrumadora posesión y lúcida circulación del balón, pero inesperadas dificultades para marcar. Además, una zaga muy efectiva y un portero de excelencia en su capitán Iker Casillas.

Desde su estreno con una impensada derrota frente a Suiza, la escuadra española evidenció sus problemas para definir las ocasiones de anotar, salvo que quien tuviera la pelota en los pies fuera David Villa.

Este domingo sucedió otro tanto y por momentos revolotearon los recuerdos del eterno fatalismo en Mundiales del fútbol español, pero entonces apareció Iniesta para espantar cualquier temor y evitar la azarosa definición desde los 12 pasos.

Victoria merecida para el elenco más constante de la cita y el que mejor supo interpretar sus limitaciones para crecerse ante ellas e implementar a tiempo un plan de contingencia, apoyado en otras fortalezas.

A su vez, la Oranje mantuvo una línea similar a la de todo el torneo, al apostar por el contragolpe y dejar a su adversario llevar el desgaste del desafío. Tras la expulsión de John Heitinga en el alargue, apostó entonces a su hasta hoy inseparable aliada en Suráfrica, la suerte.

Empero, este domingo eso no funcionó y, mientras no se demuestre lo contrario, las finales mundialistas parecen no ser lo suyo. Quizá sus hinchas más pesimistas se estarán preguntando cuándo festejarán una corona del orbe y acaso se contestarán con dolor: nunca.

también te puede interesar