Deportes

Oranje vs Furia Roja: duelo en venas del fútbol

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo)Port Elizabeth Ah, los pronósticos, con sabor a pulpo, vitamina C y Glóbulos Rojos en Johannesburgo este domingo.

David Villa-ESP y Wesley Sneijder-HOL
En Johannesburgo se presenta otro cruce de espadas interesante. Los goleadores David Villa y Wesley Sneijder pudieran conquistar el liderazgo de anotadores. Ambos acumulan cinco dianas y son pilares de sus elencos. | Internet

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo)
Port Elizabeth Ah, los pronósticos, con sabor a pulpo, vitamina C y Glóbulos Rojos en Johannesburgo este domingo.

Una extraña ensalada servida a la mesa de Suráfrica para intentar adivinar el futuro campeón mundial de fútbol, entre Holanda y España. Dice Paul que serán los ibéricos, y el molusco anda muy afinado respecto a Suráfrica-2010.

La verdad es que ninguno de los dos fue deslumbrante en las distintas etapas del torneo, pero lo que cuenta es la actitud en los partidos cruciales. La Oranje lo hizo frente a Brasil y la Furia Roja contra Alemania.

Elegancia, toque, habilidad y garra, los ingredientes del plato exquisito que ofrecieron los españoles, tal vez en el recuerdo del famoso “Pulpo a la gallega”.

Sin embargo, ahora volvemos al día D. Cuentas regresivas, cábalas, brujos, decisiones arbitrales, el gol que debió ser, las tarjetas amarillas y rojas y el estado físico de los jugadores. Ya todo pertenece al pasado.

Holanda asistirá a su tercera final, después de las fallidas de Alemania-1974 y Argentina-1978, donde en ambos casos perdió con los anfitriones. Era entonces la “Naranja Mecánica”, la exponente del fútbol total al cual se asomó ahora la Mannschaft.

Una banda temible con Sneijder, Robben, Van Persie, Kuytt y Van der Varrt que nunca convenció en la justa, aunque su entrenador Bert van Marwijk se haya pasado todo el certamen con la advertencia de que sus discípulos “vitaminados” pueden ser monarcas.

A diferencia de ocasiones anteriores, a los “tulipanes” de Van Marwijk les sonríe la suerte. “Hemos tenido la fortuna que nos faltó en el pasado y espero que sea suficiente”, declaró el ex astro holandés Ruud Gullit.

La generación maravillosa de los Países Bajos tuvo nombres emblemáticos como Cruyff, Neeskens, Rep, Haan, Van de Kerkhof, entre otros, y luego a Gullit, Van Basten, Kluivert, Seedorf, Van Nistelrroy, Koeman, Rijkaard y Bergkamp.

En Johannesburgo se presenta otro cruce de espadas interesante. Los goleadores David Villa y Wesley Sneijder pudieran conquistar el liderazgo de anotadores. Ambos acumulan cinco dianas y son pilares de sus elencos.

A favor de los naranjas hay dos elementos, uno objetivo y el otro subjetivo. El primero, la cobertura ofensiva letal de su “pandilla” de mediocampistas y delanteros, jugadores de lujo en cualquier club del orbe.

Lo subjetivo le costó caro a Brasil. Con cierto histrionismo, lograron embaucar a los árbitros y colocaron en problemas a los suramericanos, al punto que Felipe Melo perdió los papeles en el complementario y fue expulsado.

Empero, los españoles consiguieron lo inédito: un encuentro entre caballeros con Alemania en el cual la técnica predominó sobre la fuerza.

En Sudáfrica, los Países Bajos cumplieron su papel de favoritos en el grupo eliminatorio E. Victorias sobre Dinamarca 2-0, Japón 1-0 y Camerún 2-1. En octavos, 2-1 frente a Eslovaquia y similar marcador ante Brasil en cuartos.

Luego con sustos en los minutos de conclusión un 3-2 frente a Uruguay en semifinales.

“Hemos llegado a un balompié mezquino y especulador. La máxima holandesa, por ejemplo, nos enseña a una escuadra que se planta atrás y apuesta al contragolpe. Si hubo vocación ofensiva en este torneo fue de Alemania”, comentó el ex jugador francés Bixente Lizarazu.

también te puede interesar