Deportes

Low, la mano que mece la cuna de la Mannschaft

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) El entrenador Joachim Low empieza a recibir un bien ganado reconocimiento por su condición de artífice de la imagen revolucionaria ofrecida por la selección alemana de fútbol en la Copa Mundial Suráfrica-2010. Aunque la mayoría de los elogios los acaparan los noveles jugadores Thomas Muller y Mesut […]

Joachim Low
Entrenador Joachim Low | Internet

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) El entrenador Joachim Low empieza a recibir un bien ganado reconocimiento por su condición de artífice de la imagen revolucionaria ofrecida por la selección alemana de fútbol en la Copa Mundial Suráfrica-2010.

Aunque la mayoría de los elogios los acaparan los noveles jugadores Thomas Muller y Mesut Ozil, junto a los más experimentados Miroslav Klose, Lukas Podolski y Bastian Schweinsteiger, cada día la figura del DT, de 50 años, es más tenida en cuenta.

Para nadie resulta un secreto a estas alturas que el cambio de estilo de la Mannschaft no ocurrió de modo aleatorio y la mayoría de los expertos señalan al actual timonel como responsable, sin obviar la labor de Jurgen Klinsmann, gestor del proyecto.

Low se dio a conocer en la cita del orbe Alemania-2006, donde fungió como asistente de Klinsmann, en ese momento piloto del elenco nacional, y con un estilo desenfadado y vestimenta menos protocolar, ambos se encargaron de borrar la tradicional imagen encartonada de ese plantel.

Pese a no conquistar el título ante su público, en opinión de muchos especialistas el seleccionado teutón aportó el mejor juego de la competencia y se conformó con la medalla de bronce, después de caer ante Italia en semifinales.

Tras la negativa de Klinsi a continuar en el cargo, Low tomó las riendas del conjunto y tuvo el acierto de mantener la misma línea de trabajo y los conceptos básicos del proyecto.

Con sus más y menos, unidos a etapas de incertidumbre, el equipo finalizó subcampeón de la Eurocopa Austria y Suiza-2008, al ceder en la final ante España, y un año después obtuvo sin muchos problemas el boleto mundialista.

Una plaga de lesiones de figuras trascendentales y la juventud de la nómina, provocaron un gran escepticismo en su nación y casi nadie le daba muchas opciones en el certamen del orbe de este año.

Sin embargo, ahí comienza el mérito de Low, quien en pocas semanas recompuso su esquema, repartió responsabilidades a una nueva generación de futbolistas talentosos pero inexpertos, y los puso a jugar como consagrados.

Además de la vistosidad del estilo -impropio del cuadro alemán-, el estratega ha creado un bloque compacto que apenas concede goles a sus contrarios, pese a no contar con brillantes defensores ni con el alma y balance del plantel, el centrocampista Michael Ballack.

En fin, Jogi -como le conocen en su país- ha diseñado una maquinaria que parece perfectamente engrasada y que muchos califican como favorita para conquistar el cetro, luego de entrar en Suráfrica por la puerta de los actores de relleno.

también te puede interesar