Deportes

Holanda vuelve a tomar Ciudad del Cabo, ahora con fútbol

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- La selección holandesa de fútbol se sintió con toda lógica como en casa en Ciudad del Cabo y alcanzó su primera final en 32 años en una Copa Mundial, con victoria sobre Uruguay.

Ciudad del Cabo
Vista de la Ciudad del Cabo en Sudáfrica. | Internet

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- La selección holandesa de fútbol se sintió con toda lógica como en casa en Ciudad del Cabo y alcanzó su primera final en 32 años en una Copa Mundial, con victoria sobre Uruguay.

En la misma urbe donde hace casi tres siglos y medio el navegante Jan van Riebeeck estableció la primera colonia de esa nación europea en Sudáfrica, los holandeses consiguieron su boleto para disputar el título del orbe por tercera ocasión.

Apoyada por un vasto grupo de seguidores ataviados en el tradicional color naranja, el conjunto dirigido por Bert van Marwijk aprovechó otra vez dos instantes de debilidad de su contrario -como ante Brasil en cuartos de final- para definir a su favor.

Fiel a su tonalidad distintiva, Holanda se ha convertido en una zorra que golpea a sus presas en el momento menos esperados y cuando más parejos marchan los partidos.

Este martes inauguraron el tanteador en el estadio Green Point con un inesperado zapatazo desde alrededor de 30 metros del veterano lateral izquierdo Giovanni van Bronckhorst, cuando el encuentro aún no tenía un claro dominador.

Eso no importa, la nueva versión de la Oranje no necesita controlar del todo las acciones, simplemente aprovecha sus ocasiones y consigue los goles necesarios para ganar.

Cerca del cierre de la primera mitad tuvieron un sobresalto con la diana del empate marcado por Diego Forlán, que devolvió al cuadro suramericano la confianza en el triunfo.

El ex estelar jugador holandés Ruud Gullit afirmó la víspera que una diferencia entre el once de la actualidad y los de otros años ha sido el papel de la fortuna.

Al menos esta noche la vida dio la razón a Gullit, pues el elenco europeo recuperó la ventaja con un tanto más que dichoso del volante Wesley Sneijder, cuyo disparo se desvió en dos rivales y se coló con un gran efecto en la valla charrúa, en el minuto 70.

Al igual que contra los brasileños, la formación holandesa percibió el desconcierto en sus oponentes y tres minutos después les encajaron el tercero con un cabezazo de Arjen Robben.

Sin florituras ni demasiado brillo, el boleto a semifinales estaba casi sellado y sólo un pequeño susto por la anotación de Maximiliano Pereira en el tiempo de descuento generó cierta inquietud.

Empero, no alteró el curso del desafío y Holanda volvió a dejar su huella en la paradisíaca Ciudad del Cabo, a la que le atan añejos lazos y donde seguramente quisiera disputar la final ante el ganador de la otra semifinal (mañana) entre Alemania y España.

también te puede interesar