Deportes

Port Elizabeth marcó fin de la era Dunga

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- Más que por su exuberancia, la afición brasileña asociará desde ahora a la paradisíaca ciudad surafricana de Port Elizabeth con el cierre de una las etapas más difíciles de definir en la historia de su fútbol.

Port Elizabeth
Port Elizabeth paradisíaca ciudad de Sudáfrica. | Internet

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- Más que por su exuberancia, la afición brasileña asociará desde ahora a la paradisíaca ciudad surafricana de Port Elizabeth con el cierre de una las etapas más difíciles de definir en la historia de su fútbol.

Si bien se sabía con antelación que la Copa Mundial Sudáfrica-2010 significaría el adiós del cuestionado Dunga al banquillo, nadie imaginó una despedida tan prematura, al caer con Holanda en los cuartos de final.

Criticado desde su contratación por conducir al conjunto a un estilo más conservador contrario a la esencia del jogo bonito, el ex volante internacional soportó estoicamente los cuestionamientos, sustentado en la conquista de títulos.

Copa América Venezuela-2007, al humillar 3-0 en la final a una Argentina que parecía imbatible, Copa Confederaciones Suráfrica-2009 con espectacular remontada incluida en la disputa de la corona ante Estados Unidos, y primer lugar en la eliminatoria mundialista.

Tales triunfos le sirvieron de parapeto frente a la avalancha de desaprobación a su proyecto basado en la disciplina y el esfuerzo de cada jugador, en muchos casos por encima del talento.

Le dio numerosas oportunidades a Ronaldinho y Adriano, pero no terminaron de convencerle y les dejó fuera de la nómina para la cita universal, al igual que otras luminarias como Diego y Alexander Pato. Al célebre Ronaldo ni lo consideró.

Aunque la nueva identidad de la selección agradaba a muy pocos, los buenos resultados de los últimos tres años y medio le dieron una dosis de confianza, sobre todo entre quienes deseaban evitar el desastre de Alemania-2006, achacado a la indisciplina.

Entrenadores y periodistas de otras naciones alabaron la solidez de la selección de Dunga, a quien las cosas se le torcieron donde no debían y por eso hoy es señalado en Brasil como culpable del revés, en una sociedad poco indulgente en temas de fútbol.

Estoy muy triste, no lo esperaba. Se sabía que eran cuatro años los que iba a permanecer en el cargo, declaró el timonel en la rueda de prensa posterior a la derrota 1-2 contra Holanda, en la cual informó su renuncia al puesto.

La cara de Dunga delante del banquillo tras el pitido final en el Nelson Mandela Bay era la imagen clara del abatimiento y la desazón.

Pese a la sensación compartida de lo inesperado y azaroso del fracaso ante el cuadro holandés, sus detractores no le perdonan y ya le abrieron el juicio, del que difícilmente saldrá bien parado.

Sin embargo, el estratega abandona su labor con la cabeza alta y consecuente con los principios que defendió durante todo su proceso, uno de los más polémicos del fútbol del país suramericano.

Asumió la responsabilidad por todo lo ocurrido a la largo de su período como seleccionador y rechazó culpar al centrocampista Felipe Melo -otro de los mencionados como responsable del revés- por la caída a manos de la Oranje.

Aquí cuando ganamos, ganamos, ganó todo el mundo. Si perdemos, la responsabilidad es de todos, subrayó para exonerar a Melo, autor del autogol que permitió el empate y luego expulsado por pisar de forma malintencionada a Arjen Robben.

Así concluyó la era Dunga en la Seleçao, que ya se prepara con la intención de alzarse con el cetro en casa dentro de cuatro años.

 

también te puede interesar