Deportes

Oh la la, Alemania y el fútbol total

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo)Ciudad del Cabo.-Le dicen la aplanadora, los Pánzer y por supuesto la Súper Mannschaft: Alemania, la deslumbrante selección de la Copa Mundial de Fútbol de Sudáfrica-2010 que hoy arrasó con la Argentina de Lionel Messi.

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo)
Ciudad del Cabo.-Le dicen la aplanadora, los Pánzer y por supuesto la Súper Mannschaft: Alemania, la deslumbrante selección de la Copa Mundial de Fútbol de Sudáfrica-2010 que hoy arrasó con la Argentina de Lionel Messi.

Goleada, impresionante, 4-0, sin apelaciones, aplastante y demoledora. Puede que exista otro campeón mundial en el torneo en suelo africano, pero ninguno tendrá el placer de haber mostrado la calidad y consagración técnico-táctica teutona.

En 1974 cuando la Holanda de Johann Cryuff parecía indetenible, se le llegó a llamar la Naranja Mecánica, el exponente de lo que entonces fue calificado de “fútbol total”. Ahora, la maquinaria germana es la nueva versión.

Los méritos de la Mannschaft son compartidos. La primera ovación al director técnico, Joachim Low, fiel a una filosofía de aunar virtudes de jugadores experimentados y una pléyade extraordinaria de valores con un ritmo diferente a la habitual Alemania.

Es difícil hoy en día apreciar a una escuadra de balompié con un sentido tan colectivo, veloz, dinámica y con entrega real en la marcación. Glamorosa, brillante y sobre todo, siempre apegada al esquema planteado.

Sería quizás injusto hablar de individualidades, aunque hay un par de jovencitos predestinados a escalar las cumbres internacionales del deporte de las multitudes: Thomas Muller (20 años) y Mezut Ozil (22).

Muller, con cuatro dianas en el certamen, es la revelación de la lid. Hábil en sus desplazamientos por derecha, comenzó a destacarse como notable rematador. Lástima que se perderá la semifinal por acumulación de tarjetas amarillas.

Ozil, el Messi alemán como lo califican, es un mediocampista zurdo con gran dominio técnico y precisión en los pases. Sin embargo, el genio del centro del terreno al menos esta tarde fue Bastian Schweinsteiger.

Fortaleza física y control del balón, además de buen lanzador de tiros libres, Schweinsteiger es un recuperador nato y frío, que atempera las emociones de los jugadores más noveles.

Delante, un Miroslav Klose reverdeciendo laureles y con sus goles contra Argentina ya a uno del brasileño Ronaldo, Lukas Podolski batallador por la izquierda y el incansable capitán Philip Lahm tan bueno en los desbordes como en la defensa.

Ante la impresionante muralla de zagueros con los gigantes Friedick y Mertezacker, Argentina fue una caricatura del excelente

fútbol mostrado en sus partidos anteriores.

El gol tempranero de Muller a poco más de dos minutos del inicio del duelo los aniquiló. Messi otra vez impreciso, Tévez más enloquecido que nunca e Higuaín luchando pero aplastado por los acontecimientos.

 

también te puede interesar