Deportes

Argentina-Alemania, el partidazo del mundial de fútbol

(Especial para PL de La Voz del Sandinismo) Ciudad del Cabo, Sudáfrica.- Si dejara de ser un bonito duelo de fútbol, entonces la Copa Mundial perdería bastante brillo con estos dos viejos conocidos que buscan volver a hacer historia: Argentina y Alemania.

Redacción Central |

(Especial para PL de La Voz del Sandinismo) Ciudad del Cabo, Sudáfrica.- Si dejara de ser un bonito duelo de fútbol, entonces la Copa Mundial perdería bastante brillo con estos dos viejos conocidos que buscan volver a hacer historia: Argentina y Alemania.

En el umbral del partido crucial de cuartos de final en esta atractiva urbe surafricana, la mayoría de los expertos toma como punto de referencia el tope de la lid de Italia-90, con triunfo de la Mannschaft 1-0 con penal cobrado por Andreas Brehme.

Sin embargo, cuatro años antes en México, la banda liderada por el actual técnico Diego Armando Maradona, logró encumbrarse en una de esas finales inolvidables 3-2. El Pibe de Oro era marcado con rigor por Brehmen y Forster.

Con empate a dos y amenaza de prolongación, Maradona logró una fuga histórica para dar el pase de gol a Jorge Burruchaga, quien al minuto 83 ponía cifras definitivas. Un desliz de la maquinaria teutona, instantes de desconcentración y “plaf”, Argentina campeón.

Otra referencia, favorable a los germanos, se remite a la Copa FIFA del 2006, en la cual tras un abrazo a un gol en alargue, los “Pánzer” se impusieron 4-2 en la fatídica tanda de penales.

En realidad, la trayectoria de los dos elencos en certámenes del orbe se inclina a los centroeuropeos desde que en 1958 en Suecia batieran a los albicelestes 3-1.

Mirado desde la barrera y sin apasionamientos de uno u otro lado, el encuentro llevado a terrenos del ajedrez pactaría tranquilamente unas tablas o, simplemente un empate a dos goles en el balompié.

Sucede que no hay un “day after”, y el asunto es de vida o muerte, en términos deportivos. Ciertos especialistas se animan por los albicelestes en virtud de la calidad desestabilizadora de Lionel Messi y la voracidad goleadora de Gonzalo Higuaín.

Objetivamente, los rioplatenses transitaron en un grupo llevadero

y México, que parecía un hueso más duro de roer, no cumplió con los pronósticos.

El dilema ahora plantea el cruce de espadas Juventud vs Juventud, con mayor experiencia de parte de los rioplatenses con jugadores hechos como Messi, Higuaín y Carlos Tévez.

Se añaden los aportes de Heinze, Demichelis, Otamendi, Di María, Maxi Rodríguez, Mascherano, Kun Agüero y Verón, entre otros.

Joachim Loew, el director técnico teutón, cuenta con uno de los mejores arqueros del torneo, Manuel Neuer, respaldado por la línea zaguera de los gigantes Friedrich, Mertezacker y los laboriosos Lahm y Jeróme Boateng por los laterales.

Luego está la contención y recuperación vital de Schweinsteiger en el centro y la creación de los desafiantes Ozil y Muller, con la confianza en la capacidad de remates de Klose y Podolski.

Será un partidazo.

 

también te puede interesar