Deportes

Y el campeón dijo adiós al Mundial de Fútbol

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Johannesburgo.- La selección italiana cayó hoy por 2-3 ante Eslovaquia y protagonizó la gran sorpresa de la Copa Mundial de fútbol hasta el momento, al dejar al torneo sin el último de sus campeones mundiales.

Selección Italiana
Italia peleó hasta el final, pero le faltó fuerza y empuje en el principio y solo la entrada de Andrea Pirlo le permitió llevar el peligro al arco rival en los finales, pero dejó lagunas en la defensa que los eslovacos aprovecharon. | es.fifa.com

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Johannesburgo.- La selección italiana cayó hoy por 2-3 ante Eslovaquia y protagonizó la gran sorpresa de la Copa Mundial de fútbol hasta el momento, al dejar al torneo sin el último de sus campeones mundiales.

Italia peleó hasta el final, pero le faltó fuerza y empuje en el principio y solo la entrada de Andrea Pirlo le permitió llevar el peligro al arco rival en los finales, pero dejó lagunas en la defensa que los eslovacos aprovecharon.

Los de Marcelo Lippi salieron a la cancha concientes de que necesitaban ganar a toda costa, pero el nerviosismo hizo presa de ellos en la primera mitad del tiempo inicial, lo cual aprovechó Eslovaquia para crear oportunidades, aunque sin cristalizar ninguna.

Fueron minutos de ir y venir, en los cuales Italia apeló a la velocidad de Vincenzo Iaquinta para vulnerar la línea defensiva rival, en tanto Eslovaquia buscó constantemente los errores de la zaga italiana, hasta que a los 25 Robert Vittek aprovechó un desliz de Gennaro Gatusso y la mandó a las redes junto a la cepa del poste.

Para entonces, el veterano capitán Fabio Cannavaro no transmitía la misma seguridad en la cancha y hasta se llevó una tarjeta amarilla, mientras en el banquillo los lesionados Andrea Pirlo y Gianluiggi Buffon no se explicaban lo que acontecía en el campo.

A los 35, le pegó Strba desde casi 40 metros y el arquero Federico Marchetti tuvo que lucirse para evitar el 2-0 favorable a los eslovacos.

El propio Strba sufrió una herida en una rodilla casi al final del primer tiempo tras una entrada de Gattuso, pero se negó a abandonar el partido y poco después de colocarse un vendaje regreso al terreno de juego.

En el descuento, Kucka asustó otra vez a los italianos al conseguir un zapatazo que mandó la Jabulani a milímetros del poste, y los de Lippi volvían a salvarse del 2-0 en contra.

Italia volvió inspirada del descanso y antes de los cinco minutos Iaquinta pareció tener el empate, pero apenas rozó con la cabeza un centro desde la derecha y la pelota se marchó por la línea de meta.

A los 11, Antonio Di Natale se metió en el área y desaprovechó el disparo, muy escorado, cuando dos compañeros cerraban por el segundo palo, y Lippi no aguantó más y mandó al césped a Pirlo, con la intención de que el milanista le pusiera orden al juego de su equipo, pero los eslovacos no se achicaron y mantuvieron la presión.

Di Natale soltó un balonazo peligroso, desde media distancia a los 63, pero el arquero Mucha logró controlar y el miedo se apoderó del rostro de los italianos, quienes seguían sin encontrar el camino del gol.

Skatel salvó a los centroeuropeos en el 22, al rechazar un disparo de Quagliarella justo sobre la línea de gol y con el arquero Mucha vencido, en los mejores momentos para los italianos en todo el partido, aunque sin que los eslovacos dejaran de amenazar en los contragolpes.

Sin embargo, Robert Vittek volvió a hacer de verdugo a los 29, poco después de un tiro de esquina, y puso el 2-0, que parecía lapidario a 15 minutos del final.

Di Natale descontó por Italia a los 81 tras un rechace del arquero Mucha después de un remate de Quagliarella y los dos últimos se ganaron cartulina amarilla al pelearse por el balón bajo las redes.

A los 85 el linier ahogó un grito de gol a los italianos, al marcar fuera de juego a Quagliarella cuando ya la pelota estaba dentro del arco eslovaco. Italia parecía resurgir, pero la defensa le falló a dos minutos del final, cuando los rivales pusieron el 3-1 tras remate de Kopunek, que parecía definitivo, antes de que Quagliarella dejara el marcador en 3-2.

Se puede decir que Italia cayó con las botas puestas frente a Eslovaquia, pero debió luchar con más ahínco en sus dos partidos anteriores en los que poco lució. Y así se despidió.

El campeón de Alemania-2006 abdicó en la fase de grupos y dejó a la lid sin los dos finalistas del torneo anterior, porque Francia también dijo adiós. Por demás, es la primera vez que los italianos en su historia mundialista quedan eliminados como últimos en su grupo clasificatorio.

también te puede interesar