Deportes

Escándalo del fútbol francés estremece Copa Mundial

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Knysna.- El fútbol francés escribió este domingo nuevas notas vergonzosas en medio de la Copa Mundial de Sudáfrica-2010, con la negativa del seleccionado nacional a entrenarse a dos días de su crucial partido contra los anfitriones.

Redacción Central |

(Especial de PL para La Voz del Sandinismo) Knysna.-  El fútbol francés escribió este domingo  nuevas notas vergonzosas en medio de la Copa Mundial de Sudáfrica-2010, con la negativa del seleccionado nacional a entrenarse a dos días de su crucial partido contra los anfitriones.

En realidad, el escándalo de Les Bleus alcanzó proporciones inesperadas con la rebelión como protesta ante la expulsión  del delantero Nicolás Anelka por insultos al entrenador Raymond Domenech.

El asunto provocó  un conato entre el preparador físico del plantel, Robert Duverne, y el capitán Patrice Evra, que no fue a mayores por la intervención de Domenech. El hecho provocó además la renuncia de un alto directivo de la federación gala.

Jean Louis Valentin, con lágrimas en el rostro, se marchó intempestivamente del campo de entrenamiento y anunció su renuncia al cargo de director general de la Federación Francesa de Fútbol (FFF) por la actitud de los jugadores.

“Son una vergüenza, se comportan de forma increíble y no respetan el uniforme que supuestamente defienden. Dimito del cargo inmediatamente”, declaró Valentin perseguido por una legión de periodistas franceses.

Acto seguido, la FFF remarcó en un comunicado que el boicot de los futbolistas galos “es un movimiento inaceptable y refleja un comportamiento inadmisible”, después que Domenech leyó a la prensa la nota de protesta de Les Bleus.

De acuerdo con algunos colegas, al parecer Evra y Franck Ribery son los líderes de esta suerte de golpe de estado, mientras otras figuras como el arquero Hugo Lloris y los volantes Yohan Gourcuff,  Jéremy Toulalan y Alou Diarra guardan cierta distancia.

Con dureza y también visiblemente conmocionados, ex jugadores de épocas más gloriosas del balompié galo como Emmanuel Petit, Bixente Lizarazu y Alain Giresse, dijeron que la nación europea necesita deuna remoción total de la organización de este deporte.

“Requerimos de un fair play moral, de castigos no sólo financieros sino de todo orden contra quienes se comportan con un individualismo francamente despreciable”, enfatizó Petit a la televisión francesa.

Son arrogantes, egoístas y andan muy lejos de representar a la patria francesa, afirmaron los principales directivos del pujante diario L´Equipe.

Finalmente, se supo en Knysna de un comentario incisivo de Henri Guaino, consejero del presidente Nicolás Sarkozy, quien sentenció que “el equipo de Francia no es un equipo”.

 

también te puede interesar