Deportes

La engañosa ventaja de Ghana en Sudáfrica-2010

Por Frank Marín Vergara, (Enviado especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- Para cualquier selección, encontrarse al tope de su grupo en un Mundial de fútbol a sólo una jornada del cierre de la primera fase constituiría una bendición y un sinónimo de tranquilidad.

Equipo de Ghana
La engañosa ventaja de Ghana en Sudáfrica-2010 | Internet

Redacción Central |

Por Frank Marín Vergara, (Enviado especial de PL para La Voz del Sandinismo) Pretoria.- Para cualquier selección, encontrarse al tope de su grupo en un Mundial de fútbol a sólo una jornada del cierre de la primera fase constituiría una bendición y un sinónimo de tranquilidad.

Sin embargo, la presencia de Ghana al frente de la llave D del certamen universal de Sudáfrica-2010 se antoja engañosa, tras perder  una excelente ocasión de poner pie y medio en los octavos de final. No obstante, es una ventaja al fin y al cabo.

El decepcionante empate 1-1 frente a Australia, luego de jugar más de una hora en superioridad numérica, dejó al plantel ghanés con cuatro unidades, una por encima de Alemania y Serbia, y tres por delante de Australia.

Las Estrellas Negras no descubrieron el modo de rentabilizar su ventaja de efectivos en el terreno y ahora encaran una de las tareas más indeseadas del fútbol internacional: jugarse la clasificación contra los alemanes.

Aunque en un comienzo destacó la importancia de no haber caído, el mediocampista ghanés Andre Ayew demostró comprender la enrevesada situación en que se metió su equipo, único africano con un triunfo en el certamen.

Jugamos 11 contra 10 durante muchos minutos y en un torneo como éste, cuando es así, hay que hacerlo mejor. Debimos aprovechar esa ventaja, pero ahora hay que olvidarlo. Tenemos que centrarnos en Alemania. Va a ser un partido importante, señaló.

El rostro del DT de los cuatro veces campeones africanos, el serbio Milovan Rajevac, después de la conclusión del duelo no era el de alguien que ostente el liderato de una llave mundialista.

Y tiene razón para la inquietud, pues ahora le tocará buscar al menos un punto contra un equipo que viene con el orgullo herido tras caer 0-1 a manos de Serbia y urgido de una victoria para incluirse en la siguiente fase.

Una igualada ante el once germano no es improbable y para nada imposible, pero Rajevac y sus jugadores son conscientes del esfuerzo monumental que requerirá lograrlo, con lo cual, de paso, dejarían fuera a los teutones casi al seguro.

Entretanto, los serbios parecen tenerlas todas consigo para obtener su pasaje frente unos australianos cuya única aliada a estas alturas es la matemática.

Empero, en un torneo donde la inestabilidad es la nota dominante, tal vez los balcánicos resbalan el próximo miércoles y le entregan a ghaneses y alemanes la clasificación en bandeja de plata. Cualquier cosa puede ocurrir en una zona que tantas vueltas ha dado.

también te puede interesar