Deportes

La Serie Nacional de Béisbol cubana

El dominio de la pelota cubana a nivel internacional ha descendido, los hechos lo comprueban. Urge un análisis profundo en ese deporte que constituye para todos los cubanos un sentimiento muy íntimo y particular.

Equipo Habana
El próximo 18 de octubre arrancará la 49 Serie Nacional de Béisbol cubana con el encuentro inaugural entre el equipo Habana y Villa Clara | Juventud Rebelde

Redacción Central |

El dominio de la pelota cubana a nivel internacional ha descendido, los hechos lo comprueban. Urge un análisis profundo en ese deporte que constituye para todos los cubanos un sentimiento muy íntimo y particular.

En medio de una inconformidad manifiesta en la afición por las derrotas sufridas en la arena internacional, la pelota cubana arranca la 49 Serie Nacional el venidero 18 de octubre con el encuentro inaugural entre los equipos Habana-Villa Clara, pactado en el estadio Nelson Fernández de San José de las Lajas, en honor al título conquistado en la pasada campaña por los  ” Vaqueros” que comanda Esteban Lombillo.

La prensa deportiva de la Isla se ha mostrado preocupada luego que la escuadra nacional perdiera frente a Estados Unidos en la final de la 38 Copa del Mundo que tuvo por sede a cinco ciudades europeas con la participación de 22 naciones, pero que el título se dirimió en el parque Steno Borghese de la ciudad costera de Nettuno, a 60 kilómetros de Roma.

Antes el Cuba 15-16 había perdido en el Mundial de China TaiPei y recientemente, los juveniles 17-18 cayeron frente a los norteños en Barquisimeto en el torneo Panamericano.

A todo esto se le suma la eliminación en la segunda ronda del II Clásico Mundial cuando en San Diego cayó eliminada ante un Japón que mostró un béisbol exacto, con pitcheo insuperable y al parecer indescifrable para los temidos toleteros cubanos.

Perdieron también los Juegos Olímpicos frente a Corea del Sur en partido dramático que generó  polémicas encendidas.

Muchos se preguntan que le ocurre al béisbol de la Isla. ¿Acaso habrá mermado su real calidad o es que en medio de deserciones y traiciones se ha debilitando su columna vertebral?.

Pudiera ser. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que unos años atrás, cuando aún no había aparecido el tema del profesionalismo en la escena, las escuadras cubanas paseaban literalmente los torneos.

Cuba fue imbatible desde el año 1984, Mundial celebrado en la capital cubana, hasta Holanda en el 2005, último trofeo llevado a la vitrina de su amplia galería, pues en TaiPei de China, en el 2007, cayó esa cadena de nueve títulos consecutivos, record impresionante sin duda alguna.

Las causas pueden ser diversas. Algunos especialistas piensan en que la generación de peloteros que cubrió la década de los 70 hasta las postrimerías de los 90, superan en calidad  a los actuales

Ese criterio es discutible. Creo mejor en el hombre y su época, en las diferencias entre amateur y profesionales, en que los sistemas técnicos de avanzada tienen mucho que ver con los resultados.

Antes los cubanos tenían una mayor confrontación internacional. Y no deja de ser cierto. Giras por Asia y América ampliaban la posibilidad de poner a prueba a sus atletas con otros equipos  que incluía los famosos topes frente a escuadras estadounidenses universitarias de gran talento y nivel..

Pero todo aquello cambió.   Tómese en cuenta el fenómeno económico que mucho tiene que ver con las giras y  la preparación de cualquier deportista, llámese pelotero, corredor o boxeador.

Muchas y variadas pueden ser las causas, pero hay una que es muy objetiva: el dominio de la pelota cubana a nivel internacional ha descendido, los hechos lo comprueban. Urge un análisis profundo en ese deporte que constituye para todos los cubanos un sentimiento muy íntimo y particular.         

De la Serie de Primera División que se avecina llama la atención el adelanto de la fecha. Parece que un cambio en la estructura anda en el ambiente. Al finalizar la contienda anterior se habló de la posibilidad de realizar un torneo élite, una vez concluido el regular.

Se busca aglutinar la calidad para elevar el nivel de la pelota, tal vez un campeonato con seis u ocho selecciones con lo mejor y más destacado del país.

también te puede interesar