Deportes

Desde Italia: las escuadras se ponen a punto

En la medida que se acerca el inicio de la 38 Copa del Mundo de Béisbol los países asistentes ponen a puntos sus escuadras para intervenir en lo que parece será un gran torneo, si nos atenemos a los equipos anunciados en el papel.

Equipo Cuba de Béisbol
Equipo Cuba de Béisbol | Getty Images

Redacción Central |

En la medida que se acerca el inicio de la 38 Copa del Mundo de Béisbol los países asistentes ponen a puntos sus escuadras para intervenir en lo que parece será un gran torneo, si nos atenemos a los equipos anunciados en el papel.

Hemos hablado de una u otra manera de naciones como Estados Unidos, Cuba, Japón, Nicaragua, México, Italia, en la medida que anunciaron sus representantes a la cita beisbolera.

Sobre Puerto Rico,  se especulaba sobre la posible participación de ex jugadores de las Ligas Mayores estadounidense, entre los que destacaban Juan Igor González y Javier Valetín, hermano de José. Ni Igor ni Javier hicieron el grado debido a que, a última hora, se resintieron viejas lesiones.

Los boricuas, entonces, solo llevan a dos ex jugadores de las mayores, uno de ellos José Valentín quien jugó de maravilla en el I Clásico Mundial en la defensa de la antesala y el otro es el receptor Raúl Casanova.

Tony Valentín se desempeñó por 16 años en la ” Gran Carpa”y terminó con un average de 243 de por vida, 249 cuadrangulares y 816 carreras fletadas al plato.

Casanova, por otra parte, dijo adiós el pasado año y militó para la organización de los Mets de Nueva York.

Eduardo Pérez, otro ex Grandes Ligas, devenido en mentor de este seleccionado, optó por llevar tan solo tres jardineros y aumentó a doce su cuerpo de serpentineros.

Es un conjunto formado por jugadores profesionales de triple A y doble A. Deben los puertorriqueños  avanzar a las semifinales, si es que no tropiezan con alguna piedra en el camino que se los impida. El equipo tiene calidad para eso y mucho más.

—000—-

Corea del Sur, a la hora de redactar esta nota, aún no había anunciado su elenco y este es un país al que debemos prestarle mucha atención. A los sudcoreanos lo comenzamos a seguir desde el Mundial de Italia, en Parma l978, cita en la que se llevaron la medalla de bronce  contra  cualquier pronóstico.

Eran, realmente, en aquellos tiempos, muy inferiores a los japoneses y me atrevo a decir que hasta China Taipei les superaba. Pero en 1980, torneo al cual asistí en Tokio, Corea del Sur terminó segundo solo superado por Cuba y dejó atrás a Japón con un gran elenco – en su propia casa  y nada menos también  que al trabuco de Estados Unidos.

De aquel equipo recuerdo dos pitchers que me llamaron poderosamente la atención: Dong Wong Choi, un derecho de una velocidad superior a las 95 millas, gran cambio de velocidad y una curva hacia abajo dominante, bien difícil de conectar por su vertiginoso desarrollo.

El otro, un zurdo, Su Hu Lee, de gran control, buena velocidad, que gustaba trabajar en zona baja y movía y combinaba de una manera inteligente sus lanzamientos. Fueron, sin dudas, ejes centrales, de aquella actuación que llevó a Corea del Sur al segundo puesto.

Dos años después, se coronan campeones en Seúl, mil 982, campeonato al que Cuba no asistió. Los asiáticos mandaron pues Japón se metió en el segundo y relegaron a Estados Unidos a un tercer lugar.

A partir de Seúl, los sudcoreanos conquistaron cuatro subcampeonatos, ( l986),  (1994), (1998) y (2005). Pero en el primer Clásico quedaron eliminados por obra y gracia de un sistema de clasificación absurdo que le dio el boleto a los japoneses. Pero eso ya es historia.

En los Juegos olímpicos de Beijing Corea del Sur se ganó el derecho de discutir frente a Cuba el oro. Y batieron de una forma impecable a uno de los mejores conjuntos   – en esos niveles-  del mundo.

Para los que piensen que este torneo no clasifica entre los más fuertes, solo recomendarles esperar por la batalla en las semifinales y en la final.

—000—

Sobre el nacimiento del béisbol cuenta la historia que   ” existen evidencias de la practica con un palo y una bola desde los albores de la civilización. Culturas antiguas, en Persia, Egipto y Grecia, hicieron juegos similares para divertirse y como parte de ciertas ceremonia. Estos  se  extendieron durante la Edad Media por toda Europa y se hicieron populares en variadas formas. Los europeos introdujeron algo muy parecido en sus colonias de América hacia el siglo XV. Sin embargo, fueron considerados como juegos infantiles hasta el siglo XVI.

también te puede interesar