Deportes

Grandes Ligas:sustancias prohibidas enrarecen el deporte

El uso de sustancias prohibidas en el béisbol de Las Grandes Ligas enrarece cada día más el panorama de varias estrellas, hasta llegar a la cifra de 104 peloteros involucrados en lo que pudiera denominarse escándalo nocivo e inescrupuloso del deporte rentado

Grandes Ligas
Grandes Ligas:sustancias prohibidas enrarecen el deporte. | Internet

Redacción Central |

El uso de sustancias prohibidas en el béisbol de Las Grandes Ligas enrarece  cada  día más el panorama de varias estrellas, hasta llegar a la cifra de 104 peloteros involucrados en lo que pudiera denominarse  escándalo nocivo e inescrupuloso del deporte rentado

Hace sólo dos día The New York Times dio cuenta en su sitio de Internet de que el ex toletero dominicano Sammy Sosa no aprobó el examen y menciona como fuentes a abogados familiarizados con el caso, aunque no reveló cual fue el fármaco detectado.

Se habla de que Sosa, sexto lugar en la lista de más jonrones disparados en la historia de la  Gran Carpa con 609, presuntamente dio positivo en el 2003 por el uso de una sustancia para mejorar su rendimiento.

Las pesquisas se realizaron a 104 peloteros que dieron positivo y formo parte de un acuerdo del sindicato de jugadores para determinar si sería necesario imponer exámenes aleatorios de carácter obligatorios en todas las Grandes ligas a partir del 2004.

Adams Katz, agente de Sosa no ofreció comentario alguno a cerca del reporte, mientras que Rick Levin,  portavoz  de la oficina del Alto Comisionado de la MBL, tampoco hizo alusión al tema,  no tenía en su poder una copia de los resultados de las pruebas..

Lo cierto es que varios astros del béisbol estadounidense entre ellos su mayor jonronereo, Barry Bonds, el lanzador Roger Clemens, y el también vuelacercas Mark McGwire, pierden credibilidad,  sus marcas, ennegrecidas, a causa del dopaje no son confiables por el uso de esteroides  o de  otras sustancias.

El  dominicano , Manny Ramírez de Doggers de los Angeles fue hallado  culpable al violar normas antidopaje y cumple una suspensión de 50 juegos, (9 millones de dólares de descuento) mientras Alex Rodríguez, dominicano también , de los Yankees de Nueva York, admitió consumir productos prohibidos durante los años 2001 y 2003.

Sammy compareció ante el Congreso en el 2005 y negó haber hecho algo ilegal al revelar que “nunca he tomado fármacos.-  En declaraciones al Comité de reforma gubernamental hechas el 17 de marzo del mismo año expresó jamás haberse inyectado y  que tampoco  “nadie me inyectó. No he violado las leyes de Estados Unidos ni la de mi país. En el 2004 me examinaron y se que estoy limpio”

Entretanto, Barry Bonds de los Gigantes de San Francisco tiene pendiente una acusación federal, mientras un jurado investigador indaga si Clemens, uno de los grandes lanzadores de las Ligas Mayores, mintió ante el Congreso al negar los hechos que se le imputan.

Sin embargo, Jim Hendry, gerente general de los Cachorros de Chicago donde Sammy Sosa cumplió una fecunda labor, resumió el asunto al expresar que ” es hora de dejar esa época atrás y seguir adelante”. Es decir, borrón y cuenta nueva.

Sin embargo, lo prudente, lo sensato, lo correcto es  poner orden de una vez y por todas para destruir esas bochornosas conductas, que por demás son peligrosas   y hasta han cobrado vidas jóvenes.

El mundo deportivo llámese rentado o llámese olímpico tiene que continuar la batalla por acorralar tal proceder que pone en dudas las capacidades naturales  del ser humano para realizar proezas reconocidas y sólo avaladas por el talento y el sacrificio de años dedicados a su preparación.

Es decepcionante saber que un atleta admirado universalmente por sus hazañas ha mentido con impunidad. Pero este tema es más largo, mientras se paguen cifras colosales de millones y millones de dólares,   será imposible borrar lo que  hoy constituye   una pandemia que amenaza la salud del deporte universal..

No miento si digo que es DEMENCIAL, carente de toda lógica y de sentido común, que a un pelotero se le pague más de 20 millones de dólares, por una temporada de seis meses,  por jugar béisbol, rinda lo que rinda, cuando  la humanidad está amenazada por la peor crisis financiera global de consecuencias impredecibles.

¿Que ley o leyes pondrán freno a los “desenfrenados” salarios multimillonarios que se les concede a los deportistas profesionales  ?  De la misma manera que se lucha contra la droga  habrá que combatir semejante locura, cuyo  desprecio total a los que habitamos el planeta es tan visible como el sol que nos ilumina.

(Visited 8 times, 1 visits today)

también te puede interesar