Deportes

La mujer en el deporte

Es muy válido reconocer los meritos de aquellas atletas que tal vez por distintas razones tuvieron que acudir a medir fuerzas en condiciones desiguales

Eri Yoshida
La mujer en el deporte. | AP

Redacción Central |

Es muy válido reconocer los meritos de aquellas atletas que tal vez por distintas razones tuvieron que acudir a medir fuerzas en condiciones desiguales

Hace algunos años atrás, la noticia corrió como pólvora, cuando se anunció,  que por primera vez en la historia,  participaría una  mujer como atleta de primera división en la Liga Profesional Italina de fútbol y el contrato lo refrendaba el Unidese.

Pero más fue un asunto comercial que otra cosa, porque de la jugadora alemana poco o nada se supo tras su inclusión en el Calcio Italiano, considerado uno de los certámenes más fuerte del Viejo Continente.

Pero no me voy a ocupar de ese caso, se trata de una noticia que también parece estar envuelta en papel vistoso para atraer a los curiosos y rastreadores de hechos insólitos, o simplemente curiosos.

El cable dice así :

“El futuro deportivo de la primera mujer que juega al béisbol profesional en Japón está en duda a medida que la Liga Independiente Kansai podría desaparecer por problemas financieros antes de terminar su primera temporada.

La liga, en la que juega la nudillera de 17 años Eri Yoshida, tenía previsto distribuir 313.000 dólares en ingresos a cada uno de sus cuatro equipos antes del 31 de marzo, pero hasta el 15 de mayo los clubes no habían recibido el dinero, reportó  el diario Nikkansports.

Los jugadores de varios equipos recibieron notificaciones de que el pago de sus salarios de este mes podría ser retrasado. Muchos de los empleados de la liga trabajan de forma voluntaria.

En tanto, Yoshida no ha tenido un impacto con el club Kobe 9 Cruise, a pesar del revuelo que ocasionó cuando fichó con el equipo. La joven sólo ha participado en uno de los 20 partidos esta temporada, y enfrentó apenas dos bateadores en la novena entrada del triunfo de Kobe por 5-0 sobre Osaka Gold Villicanes . “

El asunto es  estrictamente comercial, tal vez para atraer al público, pues desde el punto de vista físico el sexo femenino tiene características bien especiales que las distinguen.

Las mujeres,  si es muy cierto que han logrado destacarse en todas las esferas de la vida. Obstáculos aferrados a dogmas que vienen desde la esclavitud lo vencieron indiscutiblemente.

Aún hay naciones, también es cierto, donde las féminas tienen que cumplir con muchos códigos que las mantienen separadas  de actividades sociales comunes y en el deporte hay rezagos que golpean y le impiden realizar con entera libertad proyectos tan sanos como la practica de cualquier actividad deportiva.

Desde luego, fueron ganando espacio y muchas disciplinas olímpicas reservadas para los varones, hoy son bien representadas por las damas, léase Levantamiento de Pesas, Lucha Libre, Judo, fútbol, entre otras especialidades.

En el mundo rentado se conoce además la participación de la mujer en el boxeo. Ver a dos muchachas liándose a golpes me resulta grotesco, y de muy mal gusto.

Las barreras se rompieron de a poco. Por ejemplo, en el salto con Pértiga pasaron años para que la mujer hiciera acto de presencia en unos Juegos Olímpicos. De igual manera se puede hablar de la maratón, distancia reservada a la rama masculina. Hoy día la maratón femenina alcanza niveles sensacionales.

Así pudiéramos enumerar varios eventos que eran patrimonios exclusivos de los hombres.

En cuanto a la nota relacionada con la jovencita Eri Yoshida, vale recordar que aunque el objetivo este encaminado más a la publicidad que a otra cosa, a traves de los años atletas que gustaban del juego de pelota incursionaron en ligas oficiales.

Y es importante destacar que no se trata de la primera mujer en jugar  en una liga masculina. En Japón es posible, aunque no lo puedo asegurar.

La periodista Carolina Guillen, de ESPN , al hablar de Eri Yoshida, hizo referencia a Jackie Mitchell, quien en 1931 firmó contrato con los Chatanooga Lookouts, equipo de doble AA.

Cuenta la leyenda que en ese propio año en juego de exhibición enfrentó a los Yankees de Nueva York y le sirvió ponchete al temido Babe Ruth con tan solo cuatro lanzamientos. Se comenta  que el celebre Lou Gehrig ingirió un refrescante ponche a manos de Mitchell.

Si es así o no,  realmente no lo se. Algunos especialistas del béisbol afirman que todo eso forma parte de un espectáculo bien montado, otros no hacen comentarios al respecto, en fin, la historia tiene sus peculiaridades.

La primera y única mujer que ha jugado con un equipo organizado fue  Lizzie Arlington, hecho ocurrido en  1899, encuentro correspondiente a las ligas menores. En el montículo del Reading Coal Heavers trabajó en una entrada y no permitió carreras. No puedo desmentirlo, lo registra la historia de alguna manera.

En las llamadas ligas de color  Mamie Johnson jugó con los Indianápolis Clowns entre  1953 y  1955, ganó 33 partidos perdió 8 y promedio a la ofensiva para 273.

Toni Stone, o Marcenia Lyle Alberga, jugó en la liga negra desde 1949 hasta 1954. Se desempeñó en segunda base del Indianápolis Clowns. Cuentan que llegó a batearle de hit nada menos que a  Satchell Paige ,esa leyenda que inscribió con letras doradas su nombre en el béisbol de las Grandes ligas.

Eleanor Engle, captada    en 1952 por los Harrisburg Senators.  Pero duró horas pues al siguiente días el mánager se opuso a su presencia, ya que no fue consultado. De inmediato la Asociación Nacional de ligas Profesionales amenazó con penalizar a los dueños de equipos que firmaran mujeres.

Mucho más acá en el tiempo, figura Ila Borders una dama que militó en 1994 en California, en  1997 lo hizo para la Independent Notherrn League y 1998 fue contratada con Duluth Superior Dukes. Se retiró en el año 2000.

Habría que leer el libro que dejó Mamie Johnson, para conocer en detalles los grandes retos que tuvo que enfrentar, en condiciones, sin duda, de total desigualdad.

Hay más atletas femeninas en el béisbol que jugaron junto a los hombres pero la lista no llega a 20 nombres en  casi siglo y medio del nacimiento del deporte de las bolas y los strikes.

Es muy válido reconocer los meritos de aquellas atletas que tal vez por distintas razones tuvieron que acudir a medir fuerzas en condiciones desiguales. No dudo tampoco de la voluntad, disciplina y entrega que hicieron posible que algunas de ellas fueran respetadas dentro y fuera del terreno.

Sin embargo todo esto me suena más a un producto comercial, que otra cosa.

también te puede interesar