Deportes

Babe Ruth, el gran jonronero

George Herman Ruth, es considerado el más grande jugador de béisbol profesional de las Grandes Ligas norteamericanas

Babe Ruth
George Herman Babe Ruth, el gran jonronero. | Reuters

Redacción Central |

George Herman Ruth, es considerado el más grande jugador de béisbol profesional de las Grandes Ligas norteamericanas

Hace poco menos de un mes escribí en este sitio sobre la inauguración del nuevo Yankees estadio, enclavado en el Bronx de Nueva York, muy cercano, de lo que  fue la mítica instalación por donde desfilaron tantas rutilantes estrellas convertidas en verdaderas glorias del Béisbol de las Grandes Ligas estadounidense.

Enumerarlos a todos  resulta casi imposible, el espacio me lo impide,  por lo que me limitaré a recordar a George Herman Ruth, considerado el más grande jugador de béisbol profesional de las Grandes Ligas norteamericanas .

Nacio el 6 de febrero de 1885, en la ciudad portuaria de Baltimore, Estado de Maryland y terminó sus días en Nueva York, el 16 de agosto de mil 948 , traicionado por un cáncer en la garganta.

De los ocho hijos de sus padres solo dos sobrevivieron a la infancia y desde muy pequeño trabajó en una taberna, pero a los siete años fue a vivir a un Orfanato, el ” St. Mary´s Industrial School For Boys, pertenecientes a misioneros católicos ” Cuentan sus biógrafos que muy rara vez sus padres lo fueron a visitar.

En aquel Orfanato, Herman se comportaba como un niño inquieto, con una fuerte indisposición para acatar las reglas disciplinarias. Era sin duda, incorregible.

La historia identifica al sacerdote Mathias, como la persona que asumió el rol de Padre. Y fue, justamente Mathias quien encaminó los pasos del “incorregible” chiquillo en su vida y particularmente en la practica del béisbol, actividad que lo llevaría a alcanzar la fama y la gloria.

No había cumplido aún los 19 años cuando Jack Dunn, propietario de los Orioles de Baltimore, reconoció sus virtudes, y sobre todo, su gran talento y sin pensarlo mucho lo firmó.

Los peloteros que vestían   la franela de los Orioles comenzaron a llamarle el Babe, es decir, el bebé de Dunn, sobrenombre que le acompañaría para siempre en su carrera deportiva y con el cual se dio a conocer en el mundo

Ni Mathias ni Dunn imaginaron que aquel muchacho de un físico no muy propio para las exigencias de ese deporte se convertiría poco tiempo después, primero en un formidable lanzador y luego en un temido bateador que llegó alcanzar los números más fabulosos estampados en el béisbol profesional de las mayores.

No duró mucho con los Orioles, pocos meses después, el Boston Red Sox  lo llamó a sus filas. En 1916 Babe Ruth juega en la Serie Mundial, le entregan la pelota para tirar el cuarto encuentro, permite una carrera en el primer innings, pero ya después llenó de ceros al Brooklyn Robins hasta llegar a 14 entradas.

Regresó al clásico de otoño dos años después , no tolera carreras en el primer choque, en el cuarto le anotan a la altura de la octava entrada con lo cual se rompió una cadena de ceros que llegó a 29, y dos tercios, récord que permaneció inamovible durante 43 años.

Toda una estrella ya con el Red Sox el nuevo propietario decide negociarlo y el Babe pasa  a vestir la chamarreta que con el de cursar del tiempo se convertiría, en el emblemático uniforme de los Yankees de Nueva York, hoy la franquicia más poderosa de la Gran Carpa.

George Herman Ruth, el ” babe ” hace su debut con los Yankees en el año mil 920, fecha en la que establece la impresionante cifra de 59 jonrones, muy superior a los 29 que había disparado el año anterior.

Comienza  a tejerse una larga historia que lo llevaría a la popularidad.  Raro, de grueso tronco, cara redonda, piernas delgadas, no era por mucho el prototipo ideal. Fue tanta la fama,  que el campo de juego que compartían los Yankees con los Gigants, el Polo Grounds,  se quedó chiquito, todos querían disfrutarlo.

En mil 923 se construye una nueva instalación, el Yankees  Stadium, la llamada casa  construida por Babe” Ruth , así se inscribió para la posteridad, y así lo recoge la historia,

Algunos comentarios lo describen como una figura enigmática, otros, de  Bohemio y de irresponsable, causa por la cual no pudo dirigir a los Yankees como fueron sus sueños.

En la temporada de  1927 logra despachar 60 pelotas Wilson del lado de allá de las cercas, marca que sonríó 34 años, pues en  1961, Roger Maris otra leyenda del béisbol estadounidense la superó con 61 cuadrangulares.

Desde luego, a favor de Babe Ruth estaba el aquello que sus 60 fuera de campo lo consiguió en 154 juegos, mientras Maris lo había hecho en 162 partidos, y eso cuenta.

La crónica deportiva bautizó al “Babe” como el  gran bambino, sobrenombre con el cual también se le conoció.

Muchas anécdotas acompañan al celebre pelotero como la ocurrida en la Serie Mundial de  1932, cuando el pitcher Charlie Root lo llevó a la pesada cuenta de dos strikes y dos bolas. Dicen que Ruth señaló  con el dedo las gradas del jardín central, con lo cual desafiaba al lanzador.

La verdad es que puso a viajar la pelota en Wrigley Field, el cuartel general de los Chicago Cubs y según se dice fue el batazo de mayor longitud disparado en ese parque.

Con gran nostalgia se  recuerda, además, el 29 de septiembre de  1934, fecha en que bateó su último jonrón  con los Yakees y un día después fue también el último día en que lució el emblemático uniforme de los yankees de Nueva York.           

Pasó entonces para el Boston Braves (1935) donde puso fin a su  brillante carrera.  Lo hizo como jugador y coach de primera base. Para cerrar su marca de 714 cuadrangulares de por vida, el 25 de mayo certificó tres home run en Pittsburg, cifra superada por otra gran estrella, Hank Aaron, con 755 en el año mil 974.

Su despedida ante   la afición de los Yankees , ocurrió el 13 de junio de mil 948, en el aniversario 25 de la inauguración del estadio, a escasos dos meses de que su enfermedad lo sentenciara el 16 de agosto de mil 948, a los 53 años.

Antes fue elegido al Salón de la Fama y su número 3, retirado de los uniformes de los Yankees. Su cuerpo reposó ante el Yankees Stadium por espacio de dos días y se calcula que más de 100 mil personas desfilaron  en señal de respeto.

Este cronista tuvo el orgullo de caminar por los alrededores del Camden Yards parque que sirve de casa a los Orioles de Baltimore. Sentí una profunda emoción tan solo de andar por la  tierra que  vio nacer a Babe Ruth y donde diera sus primeros pasos aquel niño, pilluelo e inquieto.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!