Deportes

El director técnico siempre es el culpable

En el fútbol, al igual que en otros deportes de conjuntos casi siempre al primer condenado es el director técnico. Algunos NO llegan al banquillo de los acusados, antes “voluntariamente” hacen dejación de su puesto

Sven-Goran Eriksson
El Técnico de la selección mexicana Sven-Goran Eriksson | Reuters

Redacción Central |

En el fútbol, al igual que en otros deportes de conjuntos casi siempre al primer condenado es el director técnico. Algunos NO llegan al banquillo de los acusados, antes “voluntariamente” hacen dejación de su puesto

Tras el fracaso de la selección nacional mexicana en el partido frente a Honduras, correspondiente a las eliminatorias de la CONCACAF  para el mundial de fútbol Sudáfrica 2010, algunos medios  de prensa  no creen que la solución consista en que ruede la cabeza,  como rodó, del sueco Sven-Goran Eriksson.

Analistas opinan que abrirle la puerta a Erickson y llamar al vasco Aguirre como lo hicieron, no es una  solución  efectiva, pues según estiman el problema del TRI requiere de una medida de fondo y no de forma.

Otros, en cambio critican  el funcionamiento futbolístico y hasta ponen al entrenador sueco Sven Goran Eriksson de regreso a su natal Torsby, Suecia. Ya debe estar allá.

Adrenalina del diario Excelsior comentó: “Extinción de dominio”, en alusión a que cada partido que trascurre, México  deja de ser el mandamás de la región, ahora superado por Estados Unidos.

“Honduras se pavonea”, en clara alusión al delantero Carlos Pavón, quien conoce de pies a cabeza al fútbol azteca y le vuelve a marcar gol a los mexicanos en unas Eliminatorias. “

La Afición, por su parte, fue contundente al calificarlos “Son ratones de casa”, debido a que desde la llegada del sueco, el equipo tricolor sólo  suma un punto de 15 posibles, en duelos disputados fuera del estadio Azteca.

El Universal , de otro lado, indicó : “¬Así no se puede!”, en referencia a la alineación y desconcentración de la defensa de los dirigidos por Eriksson .

En el fútbol, al igual que en otros deportes de conjuntos casi siempre al primer condenado es el director técnico.  Algunos NO llegan al banquillo de los acusados, antes  “voluntariamente” hacen dejación de su puesto.

El colombiano Francisco ” Pancho” Maturana se hizo cargo de Trinidad y Tobago en febrero del 2008, sin embargo hace solo unos días dimitió,  después de conseguir dos puntos de nueve posibles durante la Hexagonal de CONCACAF.

La Federación de Trinidad y Tobago aceptó rápidamente la decisión y luego de agradecerle sus servicios al fútbol de esa nación, tras concluir una reunión en Puerto España, designaron con prontitud a Rusell Latapy para que tomara el Timón del barco.           

Latapy ya actuó como jugador entrenador en el club Falkirk de la Liga Premier de Escocia y está considerado como uno de los mejores futbolistas que ha dado en su historia Trinidad y Tobago, junto a su compañero Dwight Yorke.

Con tan solo dos puntos y último en la tabla junto a El Salvador (2) la tarea para Trinidad y Tobago es difícil,  si tomamos en cuenta la presencia de Estados Unidos, líder con siete; Costa Rica ( 6 ), Honduras (4),y México (3) transcurridas  tres fechas.

Si se analiza el cuadro, vean que la batalla es bien cerrada por conseguir el billete a la Copa. Sin embargo, la cabeza de los DT ruedan sin que tiemble el pulso a la hora del juicio final.

Al que no pudieron decapitar  por ahora, fue a Diego Armando Maradona, quien dijo  a la prensa en lenguaje claro y preciso pocos días después  de perder con el modesto Bolivia 6 a 1 en la altura de La Paz que    “De aca no se va a ir nadie ni va a venir nadie tampoco,”

“No tengo problemas con Carlos Bilardo (manager) ni con Julio Grondona, (Presidente de la Federación de Fútbol de Argentina), este último me dio todo el respaldo a raíz de la derrota en La Paz ” advirtió el Pelusa.

Y contraatacó como buen delantero que fue: “el duelo ya pasó y el equipo debe mantener la misma ilusión que tenía antes de ir a Bolivia. Hay que seguir, estamos tranquilos  Sencillamente no pudimos hacer  nada, nos ganaron bien”.

La Federación Argentina fue sabia; enfrentaron los diversos ataques de una prensa incisiva con paciencia y cordura, hicieron los análisis pertinentes, y Maradona siempre reconoció la caída, no justificó nada y levantó la autoestima de sus jugadores.

Tenemos que superar los errores, no volverlos a cometer, aún hay mucho tiempo y nada está perdido, habría dicho además Diego con su habitual carisma.

En realidad los argentinos  revertieron en enseñanza la derrota, no  la convirtieron en un drama sentimental ni tampoco en una crisis que mereciera hacer cambios en el colectivo técnico.

Desde luego, en el fútbol, para que la salsa que lo adorna pique a lo macho, tiene que haber de todo un poco:  chismes, dimisiones, declaraciones duras, inteligentes, razonamientos testarudos, en fin, si no es así, de que vamos a vivir los profesionales de la noticia, después de todo.

también te puede interesar