Deportes

La sorpresiva derrota argentina frente a Bolivia

Sin duda alguna, la noticia más impactante de esta semana fue la inesperada goleada de 6 a 1 que le propinó el modesto equipo Boliviano a la afamada escuadra Argentina, guiada por el carismático y controvertido delantero Diego Armando Maradona, un grande del fútbol mundial, hoy DT de su amada albiceleste

Diego Armando Maradona
Diego Armando Maradona durante la conferencia de prensa que siguió al juego que perdió su escuadra frente a Bolivia | AP

Redacción Central |

Sin duda alguna, la noticia más impactante de esta semana fue la inesperada goleada de 6 a 1 que le propinó el modesto equipo Boliviano a la afamada escuadra Argentina, guiada por el carismático y controvertido delantero Diego Armando Maradona, un grande del fútbol mundial, hoy DT de su amada albiceleste

El suceso ocurrió durante las eliminatorias mundialistas del área sudamericana, en el estadio Hernando Sile de la La Paz, a más de tres mil seiscientos metros sobre el nivel del mar.

Las primeras declaraciones de Evo Morales, presidente de Bolivia, tras su llegada a la capital del país luego de  su participación en la II Cumbre de América del Sur -Paises Arabes desarrollada en Qatar – ASPA- fue ” nos impusimos en la altura a gran altura.”

El mandatario no más puso pie en tierra dijo “tengo que llegar como sea “. Y llegó al Sile para disfrutar de una victoria aplastante ante un plantel que llegó a La Paz con todas sus estrellas, incluida  Lionel Messi, hoy por hoy uno de los mejores atacadores del planeta.

Fue concreto al afirmar que vio a Messí ” perdido” y a un Marcelo Martins ” muy brillante en la cancha” de quien opinó había sido el mejor jugador .

Mientras Bolivia quedó paralizada de alegría, Argentina lloró de rabia, tal vez no tanto por la caída, sino por el fracaso calificado por algunos medios como de “paliza humillante”.

En Exeixa, a la espera de retornar a Barcelona, Leonel Messi afirmó a la prensa ” que es imposible jugar allí”, refiriéndose a los tres mil 600 metros de altitud. Aunque a reglón seguido comentó que eso no podría tomarse como una excusa por la impensada derrota.

Luego comentó  “costó mucho jugar en La Paz,  a los Bolivianos le salió todo perfecto, a nosotros mal, por eso nos duele y nos duele por la forma en que se dio el partido. Pero hay que seguir hacia delante, apoyar a nuestra selección y corregir los errores. “

Mientras Bolivia quedó paralizada de alegría, Argentina lloró de impotencia, como cuando perdió en 1993, en el Monumental de Núñez ante Colombia, también un inesperado cinco a cero que los condujo a un repechaje frente a Australia para buscar el boleto para catapultarse al Mundial de Estados Unidos en  1994.

Fui testigo de aquella derrota, viví momentos tensos en espera que, de a poco, aquella hinchada descargara su ira. Vi los estragos causados por un público que rayaba en la locura.

Frenos, bocinazos, gritos, vidrieras desechas por la furia, en fin, un espectáculo que hoy, cuando han pasado los años, no me atrevo a describir. Si  conservo con nitidez escenas escalofriantes en mi memoria.

Veamos como reflejaron la violenta caída algunos medios en sus crónicas .

AS de España indicó : Humillado ” El pelusa y la Argentina “, mientras el ibérico Marca destaca que Bolivia puso en ridículo a la Albiceleste con Messi, Tevez, Heinze, Gago, Maxi y compañía. O Globo, de Brasil, ” Bolivia masacró a los gauchos”.

Gazzeta dello Sport de Italia, ” un tremendo KO para la Argentina ” El País, de Uruguay, “Histórica goleada de Bolivia ante Argentina.  TELAM la calificó de “Festival para Bolivia y los argentinos no pudieron poner los pies en la altura.

Pero ya lo ocurrido es Historia, Argentina marcha en la cuarta posición de las eliminatorias con 19 puntos, superada por el líder Paraguay 24, Brasil 21 y Chile 20. Suramérica otorga cuatro pasaportes directos y otro que se consigue en Repechaje.

Lo que se impone ahora es aprender bien la lección. O hubo subestimación de un rival muy humilde ubicado en el noveno lugar con 12 unidades o no se planteó un esquema de juego que fuera adecuado a la altura.

O tal vez simplemente se le restó importancia a la altitud como efecto que pudiera influir en el rendimiento de los jugadores cuando estamos hablando de más de tres mil metros sobre el nivel del mar.

Cierro con un comentario que me parece concreto y  certero.

“Tan real que vuelve a partir, como ha sucedido otras veces, la historia del seleccionado argentino de fútbol en un antes y un después, como solo sucede con las cosas distintas por trascendentales o, simplemente, por dolorosas.

¿O la sensación no es la misma que se padeció en el Monumental, en 1993, cuando los goles colombianos empezaron a llegar uno detrás del otro para cerrar la humillación en cinco?

¿O la sensación no habrá sido la misma que se padeció a lo largo y a lo ancho de la Argentina futbolera, cuando desde Suecia, en 1958, llegaban las noticias de los goles checoslovacos hasta parar los cachetazos en seis.

Diego, en Bolivia, llevó su discurso al extremo: en su afán de quitarles el problema de la altura de la cabeza a sus jugadores, terminó olvidándose de ella.

Y en unos primeros 45 minutos desesperantes, que tuvieron su correlato inexorable en el segundo, su equipo hizo todo lo que no se debe hacer en estas condiciones y nada de lo que se debe hacer. No pudo tener la pelota y no supo patear al arco; le dejó la pelota al rival y le dejó patear desde dónde y cuándo quisiera.

Y concluye la Nación de la siguiente manera:

“Que se entienda: no se discute si se puede jugar en la altura; se discute cómo jugar en la altura. “

Algo más que añadir… En mi opinión, muy poco.

también te puede interesar