Deportes

España vence por penales a Italia y rompe maleficio

Iker Casillas se hizo gigante en el arco y atajó dos penales para que España rompiese el maleficio ante Italia al vencerla el domingo 4-2, y tras 24 años vuelve a jugar las semifinales de la Eurocopa

Iker Casillas
El golero español Iker Casillas ataja el disparo del italiano Daniele De Rossi durante la definición por penales del encuentro entre España e Italia en los cuartos de final de la Eurocopa 2008, el 22 de junio de 2008, en el estadio Ernst Happel, en Vienna. España llegó a las semifinales luego de vencer 4-2 a Italia por penales. | AFP

Redacción Central |

Iker Casillas se hizo gigante en el arco y atajó dos penales para que España rompiese el maleficio ante Italia al vencerla el domingo 4-2, y tras 24 años vuelve a jugar las semifinales de la Eurocopa

Luego de empatar 0-0 en los 90 minutos de tiempo reglamentario y en los 30 del alargue en el estadio Hernest Happel, Casillas definió la suerte a favor de España, que por primera vez pudo vencer a Italia en un gran torneo.

El arquero del Real Madrid le atajó los tiros a Daniele De Rossi y Antonio Di Natale. Para España, anotaron David Villa, Santi Cazorla, Marcos Senna y al final Cesc Fábregas.

Para Italia, que hace dos años ganó el mundial por penales, convirtieron Fabio Grosso, Mauro Camoranesi, mientras Gianluigi Buffon le detuvo un remate a Daniel Güiza.

España, que no pasaba los cuartos de final en grandes torneos desde la Eurocopa 1984, jugará ante Rusia la semifinal el próximo jueves en Viena. La “Furia Roja” es además el único ganar de su grupo en la primera rueda que sigue en el certamen.

La otra semifinal la jugarán Alemania y Turquía el miércoles en Basilea.

“Teníamos esa guerra interna con los cuartos de final. Por suerte hemos pasado la barrera”, dijo Casillas.

Los españoles nunca habían derrotado a Italia en el gran escenario y la única victoria se remontaba a los Juegos Olímpicos de 1920.

“Para mí significa el deber cumplido. Soy un entrenador que trabaja para ganar. Pero para España y para la selección es muy importante”, admitió el técnico Luis Aragonés.

España, en el primer duelo ante Italia en una instancia decisiva de un torneo importante desde la derrota 2-1, también en cuartos de final, en el mundial 1994, fue la que siempre propuso, a veces por el camino correcto y otras se le hizo imposible vulnerar a un rival que apeló a su clásico manual: dos líneas de cuatro bien cerradas y, si las circunstancias lo ameritaban, hasta con once en su campo para defender.

La “Furia Roja” proponía, pero le costaba horrores quedar mano a mano con Gianluigi Buffon.

Después de varios intentos fallidos con tiros de media distancia, España tuvo la más clara a los 38 minutos con un zurdazo cruzado de David Silva, que pasó a centímetros del palo.

A Italia, atacar le costaba un doble esfuerzo. Sin Andrea Pirlo, su maestro de orquesta en el mediocampo, que no jugó por estar suspendido, todo se reducía a pelotazos para la cabeza de Luca Toni, bien tomado por Carles Puyol y Carlos Marchena.

Sólo una vez la fórmula casi tiene éxito. A los 36, Antonio Cassano metió un centro desde la izquierda para el goleador del Bayern Munich, que ganó en las alturas pero con la mala suerte de que su cabezazo pegó en la espalda de Marchena y evitó males mayores.

Tan poco mostraban en la cancha que desde las tribunas -dominadas por españoles, entre ellos los reyes Juan Carlos y Sofía- se aplaudían dos pases seguidos.

Así las cosas, los técnicos jugaron sus cartas en el complemento. Luis Aragonés cambió el corazón del mediocampo español sacando a Andrés Iniesta y Xavi Hernández, que no trascendieron, y mandó al ruedo a Cazorla y Fábregas.

Del otro lado, Roberto Donadoni buscó más peso ofensivo con la entrada del volante italo-argentino Mauro Camoranesi, que a los 61 estuvo a punto de convertir cuando tras una serie de rebotes se encontró la pelota en el punto de penal, pero Casillas fue rápido de reflejos para alejar el peligro.

Senna, con un zurdazo de tiro libre desde 28 metros, obligó a Buffon a despejar con los puños a los 79. El volante de origen brasileño lo volvió a exigir con un remate a la carrera, que se le escapó de las manos al arquero de la Juventus y la pelota dio en el palo antes de recuperarla.

“Este partido lo vamos a ganar”, gritaban los españoles, tratando de empujar a sus jugadores. Pero con Torres -reemplazado por Güiza a seis minutos del final- y Villa en una noche poco feliz, necesitaban algo más para quebrar a uno de los mejores arqueros del mundo.

Llegó el alargue, el tercero que se disputó en los cuartos de final del torneo.

Y fueron los españoles los que volvieron a tomar la iniciativa. A los 93 minutos otra vez Silva dejó casi mudos a los italianos con disparo de zurda apenas afuera.

Pero a los 95 tembló el área española con un cabezazo de Di Natale, que Casillas mandó al tiro de esquina.

Casi nada por jugarse, Silva tocó de primera para Villa, que en uno de sus pocos duelos cara a cara con Buffon perdió ante un buen cierre del capitán italiano. Y en la última jugada, Cazorla pudo ser héroe con un remate cruzado de izquierda que tampoco quiso entrar.

también te puede interesar