Deportes

Siete muertos tras ceder gradería en estadio de Brasil

Se ha convertido en la peor tragedia futbolística de la historia del país, que recibirá la Copa del Mundo en el 2014

Redacción Central |

Se ha convertido en la peor tragedia futbolística de la historia del país, que recibirá la Copa del Mundo en el 2014

Siete hinchas fallecieron el domingo en el estadio Fonte Nova de la ciudad brasileña de Salvador (nordeste), cuando la estructura cedió, convirtiéndose en la peor tragedia futbolística de la historia del país que recibirá la Copa del Mundo en el 2014.

El accidente ocurrió cuando estaba finalizando el partido entre los equipos Vila Nova, de Goiás, y el local Bahia. Con el empate 0-0, el Bahía consiguió el ascenso a la segunda división y, animados, los hinchas invadieron el campo del estadio, en el que había más de 60 000 personas.

En medio de la algarabía, una parte del concreto de las gradas en los pisos superiores cedió y un número no precisado de hinchas cayó de una altura de unos 20 metros a la calle frente a una escuela, informaron testigos en el lugar.

El Cuerpo de Bomberos y la Secretaría de Salud del gobierno de Bahía (estado del cual Salvador es su capital) confirmaron este lunes que seis personas murieron en el momento por el impacto de la caída, y una séptima en el hospital. Decenas de heridos fueron llevadas a los hospitales de la ciudad.

El gobernador del estado, Jacques Wagner, emitió un comunicado lamentando la tragedia y anunciando el cierre del estadio hasta que se identifiquen las causas del accidente.

La polémica afloró inmediatamente al conocerse que un estudio divulgado este mes por el Sindicato Nacional de Empresas de Arquitectura e Ingeniería (Sinaenco) mostró que ese era el estadio en peor estado de Brasil, de un total 29 evaluados en 18 ciudades.

“El Fonte Nova presentaba problemas de mantenimiento”, confirmó el presidente del Sinaenco, José Roberto Bernasconi.

Según él, “el debilitamiento de las estructuras por falta de mantenimiento se combina con el comportamiento de los hinchas, que hacen coreografías, danzan, saltan, cantan, causando una vibración continua que exige más de las estructuras”.

Aun así, explicó, “no imaginábamos que pudiese haber una tragedia de esa magnitud”.

Lo que se pone en evidencia, estimó Bernasconi, es una situación que Brasil debe enfrentar de cara a la Copa del Mundo que recibirá en 2014: que gran parte de sus estadios, excluyendo los grandes como Morumbí (Sao Paulo), Maracaná (Rio de Janeiro), Arena da Baixada (Curitiba, sur) y el Mangueirao (Belén, norte), tienen problemas de falta de manutención.

El responsable de la seguridad del Fonte Nova, mayor Edmílson Tavares, había dicho a periodistas tras la tragedia que “probablemente la estructura estaba dañada. Ocurrió en el lado donde los hinchas más saltan. Seguramente eso influyó”.

El gobernador Wagner había informado recientemente que los ingenieros indicaron que ese estadio no reunía las condiciones para ser reformado, y que si Brasil pretendía usarlo para la Copa del Mundo debería ser demolido y construirse uno nuevo, según divulgó un reportero de la radio CBN.

Esta fue la peor tragedia en estadios brasileños. En el año 1973 hubo cinco muertos en un partido amistoso en Piauí (norte), luego de que se rompiera una reja de seguridad.

(Visited 1 times, 1 visits today)

también te puede interesar