Deportes

Copa América de fútbol comienza por todo lo alto

El evento será inaugurado de manera oficial con el partido Venezuela-Bolivia sobre la grama del estadio Pueblo Nuevo

Redacción Central |

El evento será inaugurado de manera oficial con el partido Venezuela-Bolivia sobre la grama del estadio Pueblo Nuevo

La Copa América de Fútbol Venezuela-2007 comienza este martes por todo lo alto, no solo en materia organizativa y deportiva, sino geográfica porque los dos partidos iniciales tendrán lugar en plena cordillera de Los Andes.

El evento será inaugurado de manera oficial con el partido Venezuela-Bolivia sobre la grama del estadio Pueblo Nuevo, en San Cristóbal del Táchira, ciudad ubicada a 860 metros sobre el nivel del mar.

Pero dos horas antes jugarán las selecciones de Perú y Uruguay, que completan el grupo clasificatorio A, en el Metropolitano, de Mérida, a mil 630 metros de altitud.

De todas formas ambas ciudades distan de estar comprendidas en la polémica decisión tomada por la FIFA el pasado mes, que veta las canchas situadas a más de dos mil 800 metros de altitud como escenario de las principales competiciones futbolísticas internacionales.

La Copa América, que demoró 91 años para visitar Venezuela, se inscribe a partir de este martes entre los dos principales acontecimientos deportivos de la historia del país.

Aunque el otro, los IX Juegos Panamericanos Caracas-1983, “quedaron en la memoria porque tuvimos muchas fallas”, comentó recientemente el ministro de Deportes, Eduardo Álvarez.

Antes del pitazo inicial ya Venezuela impuso un récord para la competencia que figura como la tercera más relevante del Planeta Fútbol, tras el Mundial y la Eurocopa, al registrar el hecho inédito de alojar el torneo en nueve sedes, con un aforo total de 335 mil butacas.

Con tal infraestructura en su carpeta el Ministerio de Deportes y el Comité Olímpico, con el aval del Ejecutivo, anunciaron la intención de solicitar la sede de un Mundial de Fútbol de categorías juveniles y los Juegos Panamericanos del año 2015.

Las autoridades deportivas y políticas venezolanas hablan con entusiasmo del alto nivel de las instalaciones, que en su mayoría reúnen los requisitos exigidos por FIFA para partidos de primera fase en Copas del Mundo.

En círculos extraoficiales se ha hablado incluso de asumir la organización del Mundial de 2010 en caso de que Sudáfrica no pudiera cumplir con el encargo.

Vista desde el ángulo puramente deportivo la edición número 42 de la Copa América parece deparar para su final, el 15 de julio en el “Pachencho” Romero de Maracaibo, el clásico de clásicos sudamericano entre los archifavoritos Brasil y Argentina.

Con la aguja de los pronósticos apuntando a la escuadra albiceleste que desembarcó en tierras venezolanas con toda su artillería gruesa, mientras la “canarinha” tendrá que prescindir de al menos media docena de nombres ilustres.

Venezuela, la única potencia beisbolera de Sudamérica, intentará dejar en el olvido su papel de invitado de piedra a estas competiciones futbolísticas y brindarle un alegrón a los fieles de la Vinotinto, una selección que los especialistas consideran registró notables avances en el último bienio.

Aunque la pasión de los seguidores de la escuadra anfitriona vuela alto, su pase a la segunda ronda significaría un resultado halagüeño si se tiene en cuenta que esa fase ha estado vedada a las anteriores ediciones del once venezolano.

El otro prisma con que puede mirarse la Copa es el político, pues las autoridades nacionales han denunciado reiteradamente que un sector de la oposición apuesta por sabotear el evento.

Esos círculos podrían pretender emplear el torneo como telón de fondo de acciones en demanda de una supuesta libertad de expresión.

también te puede interesar