Deportes

Veto de la FIFA a la altura revoluciona al fútbol latinoamericano

La Paz – El veto de la FIFA a disputar partidos internacionales en estadios emplazados a más de 2.500 m de altitud, fue rechazado el lunes por varios países latinoamericanos que se sienten perjudicados y que, al llamado de Bolivia, podrían asumir una posición conjunta para enfrentar la medida

Joseph
El domingo el Comité Ejecutivo del organismo rector resolvió el veto "por razones médicas y para proteger la salud de los jugadores", dos días antes de la realización del 57o Congreso de la organización en Zúrich. | AP

Redacción Central |

La Paz – El veto de la FIFA a disputar partidos internacionales en estadios emplazados a más de 2.500 m de altitud, fue rechazado el lunes por varios países latinoamericanos que se sienten perjudicados y que, al llamado de Bolivia, podrían asumir una posición conjunta para enfrentar la medida

“Vamos a consultar con los países y ciudades afectadas por la resolución de la Federación Internacional de Fútbol para asumir una posición, posiblemente convocando a una reunión acá (en La Paz)”, señaló el presidente de Bolivia, Evo Morales, al referirse al tema.

“Hago un llamado a los hermanos presidentes de Argentina, Brasil y de otros países de Latinoamérica (contrarios a jugar en la altura), a la FIFA misma para tomar en cuenta que los pueblos que viven en la altura no puedan ser excluidos del deporte”, afirmó Morales.

El domingo el Comité Ejecutivo del organismo rector resolvió el veto “por razones médicas y para proteger la salud de los jugadores”, dos días antes de la realización del 57o Congreso de la organización en Zúrich.

“Yo sé que habrá quejas, sobre todo en América del Sur, pero tenemos que pensar en la salud de los jugadores. También en la distorsión de la competición si los partidos se juegan a ese nivel”, explicó poco después el mandamás de la FIFA, Joseph Blatter.

Blatter no estaba equivocado porque desde Bolivia, Ecuador, México, Perú y Colombia llovieron críticas a la resolución, casi siempre fundamentadas en el principio universal del fútbol.

Y tantas fueron las piedras que cayeron sobre el veto que el propio Blatter alertó en Zurich a los presidentes de las federaciones sudamericanas que existía la posibilidad de revisarlo.

Desde Suiza, el presidente de la Federación cafetera, Luis Bedoya, dijo a radio Caracol que FIFA está abierta a la posibilidad de revisión si así lo solicita la Confederación Sudamericana (Conmebol).

“Por lo tanto, para el estudio y decisión inmediata sobre ese pedido se ha citado el 14 de junio en Paraguay a la comisión médica de la Conmebol, y el día 15 a una reunión también en Asunción de todos los presidentes de las federaciones de fútbol (de la entidad)”, agregó Bedoya.

En coincidencia con Bedoya, el portavoz de la Conmebol, Néstor Benítez, confirmó la realización del encuentro, y subrayó que si se resuelve un pedido de reconsideración ante FIFA “no sería la primera vez”.

Bolivia es el país más perjudicado de la región porque la mayoría de sus estadios están emplazados a más de 2.500 metros y su principal coliseo, el estadio Hernando Siles de la Paz, a 3,577 metros sobre el nivel del mar.

Según el titular del fútbol boliviano, Carlos Chávez, el fallo de la FIFA tiene “elementos políticos” y, tras esa medida, se encontrarían Brasil y Argentina que, aparentemente, no desean que se cumpla la advertencia hecha por Perú de jugar sus partidos eliminatorios para el Mundial de Sudáfrica-2010 en la ciudad de Cusco, a unos 3.300 metros de altitud.

“Esto es una idea de Brasil, Argentina y Uruguay. Rechazamos tajantemente la medida y ya estamos coordinando nuestra respuesta con países que juegan en la altura, porque esto no es solamente para las eliminatorias sino también para cualquier torneo internacional”, dijo en Lima el presidente de la Comisión Sudáfrica-2010, Juvenal Silva.

“La FIFA cree que sólo Argentina, Brasil y Uruguay tienen derecho a ir al Mundial; esto es descabellado”, añadió.

En Ecuador las voces contrarias a la resolución también se hicieron oir.

Luis Chiriboga, presidente de la Federación local, aseguró que su país “defenderá a muerte su derecho” a seguir jugando en Quito (2.800 m), incluso las eliminatorias mundialistas.

Según Chiriboga, las federaciones han analizado los efectos de la altura sobre la salud de los futbolistas sin encontrar motivos de preocupación.

“Hemos recontranalizado el tema y si no que nos digan qué jugadores han muerto por jugar en la altura, en cambio si se puede señalar los casos de jugadores que han fallecido por jugar en el llanura, por el excesivo calor”, expresó.

En términos similares se expresó el seleccionador de Colombia, Jorge Luis Pinto, quien se proponía disputar encuentros de la próxima eliminatoria mundialista en Bogotá, ubicada a 2.600 metros de altitud.

“Se han muerto más jugadores a nivel del mar en Europa; por la altura no se ha muerto nadie ni ha pasado nada”, dijo Pinto,

El técnico señaló que no está documentado ningún incidente en la capital colombiana, Quito o La Paz a lo largo de medio siglo de fútbol, y sostuvo que “la decisión no tiene fundamento fisiológico, pues se ha demostrado que en la altura se pueden preparar y actuar deportistas”.

En México, dirigentes del Toluca, cuyo estadio se encuentra ubicado a 2.667 metros de altura, también rechazaron la medida de FIFA.

“Puede afectar más jugar a 38° o 40° centígrados de temperatura como ocurrió” en algunos Mundiales, que la altura, dijo Angel López, vicepresidente de ese equipo que jugó las últimas ediciones de la Copa Libertadores de América y la Sudamericana.

también te puede interesar