Deportes

Barry Bonds recordó viejos tiempos y se acercó más al récord de Aaron

Si el toletero panameño Carlos Lee fue sin discusión la estrella indiscutible en la pasada jornada de las Grandes Ligas, Barry Bonds se convirtió en el protagonista por excelencia al llegar a Pittsburgh para recordar viejos tiempos y acercase un poco más al récord histórico de Hank Aaron

Redacción Central |

Si el toletero panameño Carlos Lee fue sin discusión la estrella indiscutible en la pasada jornada de las Grandes Ligas, Barry Bonds se convirtió en el protagonista por excelencia al llegar a Pittsburgh para recordar viejos tiempos y acercase un poco más al récord histórico de Hank Aaron

Bonds volvió al escenario donde comenzó hace 21 años su carrera profesional y lo hizo por la puerta grande al pegar dos jonrones que permitieron a los Gigantes de San Francisco ganar 8-5 al equipo local de los Piratas de Pittsburgh.

Con sólo un jonrón conectado en los primeros nueve partidos de la nueva liga disputados por los Gigantes, Bonds ligó el número 736 y 737 con un batazo productor de dos carreras en el segundo episodio contra el zurdo Zach Duke y el otro ante Shawn Chacon, que se convirtió en el lanzador 437 que es castigado con vuelacercas por el toletero de los Gigantes.

Los dos jonrones dejaron a Bonds a tan sólo 19 más de batir la marca de todos los tiempos que está en poder de Hank Aaron (755) Bonds, que se fue de 3-3, con los dos jonrones en sus dos primeros turnos al bate, también pegó un sencillo, con cuatro carreras impulsadas y dos anotadas.

Después de tener los Gigantes una cómoda ventaja de 8-2, Bonds fue sacado del juego que convirtió en el número 72 en el que pegó dos o más cuadrangulares para quedarse a sólo dos de empatar la mejor marca de todos los tiempos en poder de Babe Ruth.

Bonds antes del partido también se sintió cómodo y bromeó sobre su búsqueda del récord de Aaron de más cuadrangulares y de la marca de 3.000 imparables -le faltan 151-, y dijo que se conformaba con otros tres más y eso fue lo que consiguió cuando llegó el tiempo de la acción.

Sin embargo, Bonds, de 42 años, también estuvo en su línea del jugador “egocentrista”, que quiere imponer siempre sus criterios y normas de comportamiento en la relación con los periodistas y a los que una vea más ignoró al concluir el partido.

A pesar que puede ser la última visita que haga a Pittsburgh, donde comenzó como profesional y jugó desde la temporada de 1986 a la de 1992, Bonds no tuvo ninguna referencia con la prensa local después que pegó los dos jonrones.

De los 737 cuadrangulares que ya ha logrado Bonds como profesional, 96 han sido conseguidos en Pittsburgh. Los primeros 89 tuvieron como escenario el desaparecido Estadio de los Tres Rios y siete en 39 turnos al bate en el nuevo PNC Park, el cual se inauguró la temporada del 2001.

 

también te puede interesar