Deportes

Béisbol nicaragüense busca relevos en 2007

Inmersos en la fiebre desatada tras la finalización de la III Liga Profesional, el béisbol nicaragüense se apresta hoy a realizar una profunda renovación para poder afrontar futuros compromisos internacionales

Redacción Central |

Inmersos en la fiebre desatada tras la finalización de la III Liga Profesional, el béisbol nicaragüense se apresta hoy a realizar una profunda renovación para poder afrontar futuros compromisos internacionales

Una de las primeras acciones tomadas por el sempiterno dirigente de la pelota pinolera, Carlos García, es la realización del torneo especial juvenil, con el cual se esperan nutrir de talento a la liga nacional.

En la lid, iniciada este mes, participan jugadores de entre 15 y 20 años, varios de los cuales, según García, integrarán la selección nacional este mismo año.

El torneo especial consta de 33 equipos, divididos en ocho zonas, y clasificarán los ganadores de cada sector para una gran final que se realizará en Managua.

La idea de la Federación Nicaragüense de Béisbol Asociado, FENIBA, es buscar los talentos para el equipo nacional, dada la veteranía de muchos de los integrantes del mismo en los pasados torneos internacionales.

También FENIBA busca hacerle frente con el torneo al creciente éxodo de peloteros jóvenes que son captados a muy poca edad por las organizaciones de Grandes Ligas, las cuales cuentan con cazadores de talentos en la nación de los lagos y volcanes.

Si analizamos los integrantes de los equipos pinoleros a los campeonatos mundiales y torneos centroamericanos, panamericanos, intercontinentales y clasificatorios desde que comenzó el siglo XXI, la idea parece buena.

Por ejemplo en la receptoría, Julio Vallejos, el hombre que actuó como titular en la última década, pasó al retiro, motivado por su edad y sus múltiples problemas disciplinarios.

Para sustituirle quedó el pequeño Adolfo Matamoros, un hombre de excelente brazo, pero pobre bateo.

Más preocupante aun es que el suplente Sergio Mena y el utility Yasmir García rebasan las tres décadas de vida y jamás han sido regulares en la posición.

En el primer y tercer cojín, el panorama es parecido.

Tras el retiro de Nemesio Porras, considerado por muchos como el mejor pelotero del béisbol nica en los pasados 30 años, sus sustituto natural fue Próspero González, un hombre que también dejó la selección hace dos campañas, ya que supera los 40 años de edad.

Así, la custodia de la primera base quedó en manos del leonés Sandor Guido y ocasionalmente del también jardinero Stanley Loaisiga.

Guido, el alma del equipo de León, es un jugador que todavía puede dar mucho; pero en ocasiones se ve imposibilitado de entrenar a tiempo completo y de asistir a eventos por tener que cumplir compromisos propios de su profesión de médico estomatólogo.

Loaisiga fue en su tiempo un gran prospecto y jugó en ligas menores, mas su enorme talento se esfumó a la velocidad de un meteorito y su rendimiento actual es irregular.

La custodia de la tercera almohadilla ha tenido en los últimos 15 años un nombre: Henry Roa, un gran bateador dentro y fuera de Nicaragua, pero quien ya está cercano a las cuatro décadas de vida.

Los rugidos de Roa se extrañarán muchísimo, pero no se vislumbra una figura joven que pueda sustituir con garantías su enorme talento.

Sólo Jimmy González, un jardinero convertido en segunda base, primero, y ahora en antesalista, tiene atributos para quedar como guardián de la posición durante un tiempo, pues las pocas oportunidades recibidas por Lenín Aragón hacen dudar de sus potencialidades.

En el resto de las posiciones del infiled las cosas “pintan” parecido, ya que hombres con el aval de Norman Cardoze, Jorge Luis Avellán y Edgard López, están todos cercanos a los 35 años.

En los jardines la situación es diferente, pues la renovación se hizo a tiempo y sin violentar etapas, algo que también sucede entre los lanzadores.

Figuras como Justo Rivas, Eduardo Romero, Ernesto, Marvin Garay y Danilo Sotelo, este último en menor medida, todavía pueden quemar muchos cartuchos a favor de su país.

Los mismo pasa con los lanzadores, ya que Aristídes Sevilla, Franklin Sánchez, Julio César Raudez, entre otros, tienen la juventud y potencia para alcanzar muchos éxitos para su país.

Los planes de Carlos García y toda la mesa de dirección de FENIBA parecen acertados y más si tenemos en cuenta que en Nicaragua practicar béisbol tiene la mayor prioridad deportiva.

también te puede interesar