Deportes

Abea tronó en último juego para completar la limpieza

Un cañonazo de Marlon Abea, que burló el esfuerzo de los defensores del sector izquierdo del infield melenudo, entró como una espada en el corazón de los Leones, y permitió a los Indios rescatar un partido por cuarta ocasión en la Serie Final, para completar una barrida de ribetes históricos, que les lleva a alcanzar la cima del beisbol profesional nicaragüense

Celebración por la victoria
Ricardo Gómez sacó el último out del juego y celebra a lo grande. | LNBP.net

Redacción Central |

Un cañonazo de Marlon Abea, que burló el esfuerzo de los defensores del sector izquierdo del infield melenudo, entró como una espada en el corazón de los Leones, y permitió a los Indios rescatar un partido por cuarta ocasión en la Serie Final, para completar una barrida de ribetes históricos, que les lleva a alcanzar la cima del beisbol profesional nicaragüense

El Bóer se alzó con una victoria 3-1 sobre los Leones, el valiente equipo que luchó hasta más no poder, pero que terminó irremediablemente en el piso, tras ser derrotado en una serie que pese a ofrecer batallas épicas en cada uno de sus encuentros, tomó un rumbo que nadie pudo prever, y era la posibilidad de una barrida, algo que la tribu completó anoche.

Abea terminó convertido en el héroe del juego, pero su labor podría haber pasado inadvertida de no ser por una brillante jugada de Jorge Luis Avellán en segunda, completando un doble play, lo mismo que el aporte de los lanzadores, que se combinaron para domar al León.

La primera amenaza del Bóer se dio en el mismo inicio del juego, cuando llenaron las bases con sólo un out, pero Julio Villalón obligó a Abea a batear para doble play y fue conjurado el peligro. En el segundo volvieron a amenazar, pero de nuevo los Leones salieron ilesos.

LEÓN PEGÓ PRIMERO

Y en el cierre de ese episodio, Norman Cardoze disparó un sencillo después de otro de Sandor Guido para colocar la pizarra 1-0, ante el júbilo de los aficionados leoneses que no pudieron llenar el Estadio Héroes y Mártires de Septiembre, de la ciudad occidental.

Pero en el tercero, el Bóer sacó a relucir su mejor arma: el feroz contragolpe que exhibió en cada partido. Y mediante hit de Abea, después que Clyde Williams había sido dominado con dos en base, el Bóer niveló 1-1, dando una palmada en la espalda a Miguel Gómez.

Tanto el cubano Villalón como el panameño Gómez se las arreglaron para saltar de un apuro a otro, y llevaron el juego equilibrado hasta el sexto. Los Leones trajeron a Aristides Sevilla en el séptimo, con la esperanza que los mantendría con vida, pero la defensa conspiró contra eso.

Sevilla trató de imponer el orden, pero dio base por bolas a Sandy Moreno y en un batazo de Jimmy González, Norman Cardoze tiró mal a primera y los corredores avanzaron a tercera y segunda. Jorge Luis Avellán fue dominado y Clyde Williams fue boleado.

Así que Abea se volvió la esperanza de los Indios, y el “loquillo” respondió con metrallazo a la izquierda, que empujó dos carreras para el 3-1, que enmudeció las tribunas, mientras Jorge Cortés y Ricardo Gómez se encargaban de proteger hasta el final.

El zurdo Esteban Pérez, quien entró a medirse a Sandor Guido en el sexto, se llevó la victoria, mientras Sevilla cargaba con la derrota. Ricardo Gómez se anotó su segundo salvamento de la Serie Final.

también te puede interesar