Deportes

Fútbol argentino no encuentra salida para enfrentar a los violentos

Buenos Aires – El fútbol argentino vivió una caótica jornada este domingo en la que la inseguridad obligó a suspender el clásico Racing- San Lorenzo y el líder del sindicato de futbolistas renunció tras una convocatoria a un paro que se frustró por amenazas de la AFA de aplicar fuertes sanciones

Hinchas de Argentinos Juniors
Hinchas de Argentinos Juniors durante el partido de su equipo ante Independiente en el Estadio Diego Maradona de Buenos Aires, partido al que no pudieron asistir las hinchadas debido al problema de la violencia en el fútbol argentino. La foto es del 17 de noviembre de 2006. | AFP

Redacción Central |

Buenos Aires – El fútbol argentino vivió una caótica jornada este domingo en la que la inseguridad obligó a suspender el clásico Racing- San Lorenzo y el líder del sindicato de futbolistas renunció tras una convocatoria a un paro que se frustró por amenazas de la AFA de aplicar fuertes sanciones

De todos modos, este era un domingo muy particular porque el deporte de mayor convocatoria del país se disputaba con las tribunas visitantes vacías, en un intento por terminar con la violencia de los barrabravas .

El caos comenzó horas antes de las 15H00 locales (18H00 GMT), cuando debía comenzar el clásico entre Racing y San Lorenzo en la ciudad de La Plata (57 km al sur), a puerta cerrada y sin público.

Pero ninguno de los equipos pudo trasladarse al estadio platense porque decenas de miembros de las respectivas hinchadas les impidieron abandonar los lugares de concentración en protesta por la imposibilidad de presenciar el partido.

Al grito de “sin hinchas no se juega”, los fanáticos se agruparon frente a un hotel de Buenos Aires donde se encontraban los jugadores de Racing, mientras otro grupo hacía lo propio con los cuervos .

Ante esa situación, los jugadores se comunicaron entre si y, respaldados por Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), decidieron no salir porque no estaba garantizada su seguridad. Finalmente, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dio por suspendido el encuentro.

Racing debía jugar sin público sancionado por el Coprosede, el organismo encargado de la seguridad en el fútbol, por los incidentes que determinaron la suspensión del encuentro con Independiente la fecha pasada.

A partir de la suspensión de Racing-San Lorenzo arreciaron las versiones y rumores y los cruces entre el sindicato y el titular de la AFA, Julio Grondona.

“Pensando en la seguridad de los futbolistas tomamos la decisión de suspender toda la fecha”, anunció el líder de la FAA, Jorge Domínguez, en un breve y tumultuoso contacto con la prensa.

Pero el amago de huelga duró poco porque inmediatamente Grondona llamó a terminar con la “anarquía” y amenazó con “la quita de puntos” a los equipos que no se presentaran a jugar, en declaraciones al canal deportivo Fox Sports.

El dirigente dijo que el partido entre Racing-San Lorenzo “no estaba en condiciones de realizarse”, pero insistió en que “los otros encuentros que faltan están en condiciones de jugarse porque no hay trabas”.

Poco después, Domínguez anunciaba su renuncia: “Me voy porque la situación me supera y no quiero ser responsable de lo que pueda suceder si se juega la fecha”.

“Nosotros tuvimos muchas comunicaciones con los jugadores, pero no pudimos hablar con los de Boca porque los celulares estaban apagados. La fecha se va a jugar, pero no estoy más en el gremio, renuncio”, destacó.

La decisión de jugar los partidos que restan del torneo Apertura sin hinchada visitante despertó un fuerte rechazo de los hinchas pacíficos que argumentan que no tienen por qué pagar las cuentas de los violentos.

también te puede interesar