Deportes

Se hizo lo correcto al no jugar bajo la lluvia

SAN LUIS – Durante la temporada regular se juega con nieve, lluvia y frío. Pero cuando se trata de la Serie Mundial, las Grandes Ligas deben asegurarse que su campeonato se dirima en un terreno en las mejores condiciones y no en potreros

Redacción Central |

SAN LUIS – Durante la temporada regular se juega con nieve, lluvia y frío. Pero cuando se trata de la Serie Mundial, las Grandes Ligas deben asegurarse que su campeonato se dirima en un terreno en las mejores condiciones y no en potreros

Hubiese sido una farsa jugar el cuarto partido en medio del aguacero del miércoles. Varias veces en el pasado se han disputado partidos en medio de condiciones deplorables.

Un ejemplo fue el partido del clásico de 1979 en Baltimore, que ya había sido suspendido por la lluvia. En un terreno mojado, el camarero de Pittsburgh Phil Garner tiró desviado tras fildear una roleta de John Lowenstein que era para cerrar el inning con una doble matanza. El error abrió la puerta para cinco carreras de los Orioles.

«La pelota era como una barra de jabón», dijo Garner.

El año pasado, los Medias Blancas y los Astros de Houston disputaron el segundo juego en medio de la lluvia en Chicago.

«Creo que los factores principales son el bienestar de los jugadores, la habilidad de jugar nueve innings y la disponibilidad para el aficionado de ver el partido en persona y por televisión», declaró el jueves Bob DuPuy, el director ejecutivo de las mayores. «Uno no quiere comenzar un partido y jugarlo en la madrugada».

En septiembre, los Nacionales de Washington esperaron que pasara la lluvia e iniciaron un juego con los Filis a las 11.32 de la noche, ante unos cuantos aficionados, y el mismo acabó a las 2.07 de la madrugada. Eso fue durante la última semana de la campaña regular y Filadelfia pujaba por una plaza en los playoffs.

«Eso sólo se hizo por las ramificaciones de la puja por los playoffs», dijo el presidente de los Nacionales Stan Kasten.

Arrancar un partido a una hora tan tarde en la postemporada es impensables, tomando en cuenta que la televisión ha desembolsado cientos de millones de dólares para transmitirlos en el mejor horario.

Tanto para los Cardenales de San Luis y los Tigres de Detroit, la clave es no tener demoras prolongadas tras el inicio de un partido.

«No importa cómo se juegue, incluso con demoras, uno quiere tener las condiciones ideales para competir», dijo el manager de los Cardenales Tony La Russa. «Un elemento de por medio es no desperdiciar un abridor».

Pero eso no es posible todo el tiempo.

«A veces te toca un lugar propenso al mal tiempo», dijo La Russa. «En Florida, a veces, te puedes quedar esperando tres horas para que deje de llover. Pero en octubre hay que tratar de jugar los nueve innings, al contrario de sólo sobrevivir».

Otro factor es que el partido se dispute en forma completa. Nunca en la historia de la postemporada se ha jugado un partido abreviado.

«Lo que se procura es jugar los nueve innings», dijo DuPuy. «Cuando se trata de disputar 182 partidos en la temporada regular, uno se conforma con los cinco innings».

también te puede interesar