Deportes

Se enfrían los bates de los Tigres en Serie Mundial

SAN LUIS – El dominicano Plácido Polanco estuvo casi imparable ante los Atléticos de Oakland, al batear para .529 de promedio y ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana

Redacción Central |

SAN LUIS – El dominicano Plácido Polanco estuvo casi imparable ante los Atléticos de Oakland, al batear para .529 de promedio y ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana

Sin embargo, eso parece ser un recuerdo distante.

Su pésimo desempeño en el plato tiene compañía pues otros dos compañeros de los Tigres de Detroit también están sumidos en un bache ofensivo ante los Cardenales.

Polanco, el puertorriqueño Iván Rodríguez y Curtis Granderson batean de 34-0 en la Serie Mundial, lo que inclinó la balanza en favor de los Cardenales, que blanquearon 5-0 a los Tigres el martes por la noche en el tercer partido del Clásico de Otoño, para tomar ventaja de 2-1 en la serie, al mejor de un máximo de siete partidos.

«Hemos estado muy ansiosos y muy agresivos», replicó Rodríguez cuando le preguntaron sobre la inoperancia ofensiva de los Tigres. «Le estoy swing a lanzamiento malos. Tengo que hacerlo ante strikes».

Los Tigres necesitan que su trío de cañoneros comiencen a batear pronto o la Serie podría no regresar a Detroit para el próximo fin de semana.

Polanco, Rodríguez y Granderson batearon para un promedio combinado de .326 con cuatro jonrones y 15 carreras remolcadas en la serie divisional ante Nueva York y en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Atléticos y ayudaron a los Tigres a promediar 5,4 carreras en cada una de las series previas.

Sin embargo, en la Serie Mundial, los tres sólo han tenido un desempeño ofensivo de cero: Polanco batea de 10-0; Rodríguez de 11-0 y Granderson de 13-0.

Como resultado de esa sequúa, Detroit sólo ha anotado cinco carreras en tres partidos ante San Luis.

Los problemas ofensivos de Polanco y Granderson comenzaron ante los Cardenales, pero los de Rodríguez comenzaron hace dos semanas.

Desde que conectó un par de imparables en el primer partido de la serie contra Oakland, el estelar receptor de los Tigres va de 23-0 y su último turno del martes por la noche fue como una película repetida: no pudo conectarle a los lanzamientos de Chris Carpenter en la octava entrada y caminó lentamente a la caseta tras sufrir su noveno ponche en los playoffs.

«Tengo que estar un poquito más relajado y ser paciente, dejar pasar pitcheos», dijo Rodríguez. «Esto va a pasar y voy a estar bien. Lo último que puedes hacer es frustrarte».

Polanco, por su parte, después de rodar dos veces al paracorto David Eckstein en sus dos primeros turnos, finalmente pudo hacer contacto con la pelota en la séptima entrada, pero su buen amigo y compatriota, el también dominicano Albert Pujols, el primera base de los Cardenales, le robó su primer imparable de la serie al atrapar su línea que se dirigía hacia el jardín derecho.

Granderson, por su parte, se ponchó tirándole en sus primeros tres turnos al bate, y cuando Detroit lo necesitó para remontar una desventaja de cinco carreras en la novena entrada, su batazo corto al jardín izquierdo fue atrapado por el jardinero Preston Wilson, quien atacó el batazo a toda velocidad.

Tras eliminar a Oakland, los Tigres estuvieron una semana sin jugar a la espera de que se definiese el campeón de la Liga Nacional.

¿Será que eso enfrió a los Tigres?

«Puede ser, pero ya llevamos tres juegos», indicó Rodríguez. «Pero hay que reconocer que sus lanzadores han hecho un trabajo tremendo».

también te puede interesar