Deportes

Los Mets tendrán nuevamente a Tom Glavine en la lomita

NUEVA YORK – Quizás no sea la forma tradicional, pero a los Mets le está funcionando y además no tienen otro remedio.

Tom Glavine
Tom Glavine de los Mets de Nueva York, calienta durante la práctica para la serie nacional del campeonato de béisbol, en el estadio del Shea en Nueva York. Glavine comenzará el juego 1 de la noche de miércoles de la serie de la segunda fase contra los cardenales de St. Louis. |

Redacción Centraly Redacción Central |

NUEVA YORK – Quizás no sea la forma tradicional, pero a los Mets le está funcionando y además no tienen otro remedio.

Con sólo un abridor que ofrece garantías, Nueva York ganó dos de los juegos de su barrida de tres sobre los Dodgers de Los Angeles, con el bullpen cubriendo más de la mitad del trabajo monticular.

Cuando arranque el miércoles su serie con los Cardenales de San Luis por el campeonato de la Liga Nacional, los Mets tendrían nuevamente a Tom Glavine en la lomita.

El zurdo de 40 años es el abridor más fiable con el que cuenta el piloto Willie Randolph tras las lesiones que dejaron fuera a Pedro Martínez y Orlando Hernández.

Glavine lanzó pelota en blanco de seis innings en la primera ronda. Pero el novato John Maine tiró cuatro entradas y un tercio, mientras que Steve Trachsel apenas trabajó tres y un tercio.

«Es lo que tengo a disposición y no me echo a llorar», dijo Randolph, a quien no le temblado la mano para hacer cambios.

El cuerpo de relevistas, incluyendo al dominicano Guillermo Mota, el puertorriqueño Pedro Feliciano y el cerrador Billy Wagner, se encargó del resto y se vislumbra que la misma tónica se mantendrá para la eliminatoria con los Cardenales al mejor de siete juegos.

Con el mejor récord en el Viejo Circuito (97-65) durante la temporada regular, los Mets también cuentan con las dotes ofensivas para voltear marcadores en contra, lo que hicieron dos veces frente a los Dodgers.

«Nunca nos rendimos. Podemos estar perdiendo, pero nadie se asusta. Sabemos que somos capaces de todo», declaró el torpedero dominicano José Reyes.

San Luis y su manager Tony La Russa tienen un dilema similar al de los Mets, ya que Chris Carpenter –el ganador del Cy Young de la pasada temporada– es su solitaria carta segura entre sus abridores.

Mientras los Mets se presentan en una serie de campeonato de liga por primera vez desde el 2000, los Cardenales lo harán por cuarta vez en los últimos seis años.

En todas esas ocasiones, San Luis partió como favorito al contar con una temible artillería y en la cresta de la ola por formidables fojas en la temporada regular.

Aunque ganaron la división Central, el equipo de La Russa distó bastante de ser el arrollador de años previos.

Estuvieron a punto de perder el banderín de su división por una mala racha en la recta final y, sin hacer ruido, eliminaron 3-1 a los Padres de San Diego en la primera ronda.

«Nadie nos dará como favoritos hasta la Serie Mundial y ojalá que no deje de ser así», afirmó Albert Pujols, el temible inicialista dominicano de los Cardenales que podría ganar su segundo premio al Jugador Más Valioso en la liga tras una campaña en la disparó 49 jonrones y remolcó 137 carreras.

«Lo de la temporada regular ya no importa. Estos son los playoffs. Si se gana la Serie Mundial, nadie le pone atención», agregó.

Ronnie Belliard, el segunda base dominicano que llegó a San Luis a mitad de temporada, opinó que los han subestimado.

«El nuestro es un equipo con mucha gente con experiencia de postemporada y eso puede ser clave», dijo Belliard.

Los problemas físicos siguen persiguiendo a los Mets. Su jardinero izquierdo Cliff Floyd está prácticamente descartado tras resentirse de una lesión en el talón de Aquiles del pie izquierdo, en el partido decisivo ante los Dodgers.

Endy Chávez, el polifacético suplente venezolano, quedaría como el encargado de tomar el puesto de Floyd.

Maine y Trachsel abrirían los siguientes partidos, pero el mexicano Oliver Pérez y Dave Williams suenan para el cuarto.

Pérez, con marca de 3-13 en la campaña regular, sería el primer lanzador en iniciar un juego de postemporada tras un temporada con 10 juegos por debajo de .500. Williams no ha lanzado desde el 11 de septiembre.

«¿Qué si esperaba que ellos estuviesen en nuestros planos para los playoffs? No era lo que esperaba. Pero ahí están. Lo bueno de ambos es que no tienen miedo alguna de tener la bola», dijo el gerente de los Mets Omar Minaya.

también te puede interesar