Curiosidades

El descanso eterno de los piratas

Existe un cementerio dedicado a ellos

El-descanso-eterno-de-los-piratas
Cementerio |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Desde que el hombre se inició en la navegación, los mares vieron nacer grupos de hombres que se dedicaban a saquear los barcos que los surcaban. Pretendían hacerse con mercancías, esclavos o pedir rescate por los pasajeros, además de quedarse con la nave. Preferían las aguas que no pertenecían a ninguna jurisdicción y solían tener sus bases en islas alejadas de las metrópolis.

En una de estas, la isla Santa María, en Madagascar, está el único cementerio pirata del mundo. Acompáñanos a descubrirlo.

El día de la Asunción de 1506, navegantes portugueses descubrieron una isla cerca de Madagascar, la llamaron Santa María. Entre los siglos XVII y XVIII, la isla se convirtió en un refugio de piratas. Hasta finales del siglo XVII, se habían concentrado especialmente en las aguas del Mar Caribe por el que navegaban los galeones españoles cargados de riquezas. Este tráfico fue disminuyendo y el negocio pirata se trasladó a otros mares.

Si existe un cementerio pirata en ese lugar es porque, sobre el año 1700, la Isla Santa María, para los nativos Nosy Boraha, se convirtió en la base de más de 20 barcos y la residencia de un millar de piratas que acudieron a hacer fortuna saqueando los barcos que navegaban por la zona. Se encontraba muy próxima a dos rutas comerciales esenciales y de mucho tráfico: la del Mar Rojo y la del Océano Índico.

En Santa María, los piratas encontraron su casa ya que no pertenecía a ninguna potencia europea y ofrecía refugio, comida y agua en abundancia. Entre los más conocidos que allí se afincaron se mencionan a John Avery, William Kidd y Olivier Levasseur. Algunos incluso formaron familias ahí y cuando morían, ya fuera por causas naturales o las heridas recibidas en sus abordajes a otras naves, eran enterrados en los cementerios del lugar.

Existieron varios, pero en la actualidad el cementerio que se conserva está cerca de la capital de Santa María, Ambodifotatra, y tiene una treintena de lápidas. Algunas de ellas conservan gravados símbolos como calaveras o huesos cruzados. Se considera que es el único auténticamente pirata del mundo.

En Santa María se instituyó una república que se conoció como Libertalia. Sus ideales de igualdad, libertad y fraternidad atrajeron a muchos personajes que encontraron en la piratería una manera de ganarse la vida. Las naciones europeas que viendo el negativo impacto en sus economías que representaban los ataques a sus barcos, propusieron una amnistía a los piratas que, arrepentidos de sus fechorías, regresaran a sus países de origen.

Madagascar y la isla de Santa María o Nosy Boraha se están convirtiendo en un atractivo destino turístico. Además de este fantástico cementerio pirata, en la bahía de Forbans quedan los restos de por lo menos cuatro barcos que explorar.

El-descanso-eterno-de-los-piratas

El-descanso-eterno-de-los-piratas

Mel/bga

también te puede interesar