Curiosidades

Aspartamo, la duda y el comercio

La sustancia se emplea con frecuencia en la actualidad como sustituto del azúcar

aspartamo
Aspartamo |

Oliverio Celaya |

En un mundo donde el ser humano quiere alimentarse cada vez de la mejor manera posible, el tema del azúcar y otros componentes para endulzar como el aspartamo ocupan un espacio en muchos medios de prensa.

En síntesis y de manera general, el aspartamo es un edulcorante no calórico descubierto en 1965 por la multinacional farmacéutica G. D. Searle and Company.

En 1985 la compañía Monsanto compró G. D. Searle y comercializó aspartamo a través de la compañía NutraSweet.

En marzo de 2000, Monsanto vendió NutraSweet a J. W. Childs Equity Partners II LP.

La patente europea expiró en 1987 y la estadounidense expiró en 1992. Desde entonces, la compañía compite por la cuota de mercado con otros fabricantes como Ajinomoto, Merisant y the Holland Sweetener Company.

El aspartamo se emplea en numerosos alimentos en todo el mundo y se comercializa bajo varias marcas como Natreen y Canderel, además de NutraSweet, y corresponde al código E 951 en Europa.

Pero existen muchas dudas sobre estos sucedáneos del azúcar. El aspartamo es de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar.

Todos los edulcorantes se clasifican con respecto a la sacarosa o azúcar común, por lo que el valor de 200 veces se obtiene al compararlo con diluciones hechas en laboratorio de sacarosa (dulzura relativa = 100) al 15 por ciento

El aspartamo fue descubierto en 1965 por James M. Schlatter. Estaba trabajando sobre una droga contra las úlceras, y derramó por accidente algo de aspartamo sobre su mano.

Cuando se lamió el dedo, se dio cuenta de que tenía un sabor dulce. Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, que se deriva de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina.

Es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar y puede usarse como edulcorante de mesa o en postres congelados, gelatinas, bebidas y en goma de mascar.

Su nombre químico es L-alfa-aspartil-L-fenilalanina metil éster y su fórmula química es C14H18N2O5.

Aunque no tiene el sabor amargo que deja la sacarina, su inconveniente es que podría no saber exactamente igual que el azúcar porque reacciona con otros sabores de la comida. Cuando es consumido, el aspartamo se metaboliza en sus aminoácidos originales y tiene un bajo contenido energético.

El aspartamo fue declarado seguro para consumo humano por las agencias de más de 90 países y la FDA lo describe como uno de los aditivos más estudiados de la historia y afirma que su seguridad está más que confirmada.

Sin embargo, algunos estudios refieren que el consumo masivo de aspartamo aumenta en ratones la sensibilidad a drogas que inducen epilepsia.

En 2005, Morando Soffritti, de la Fundación Ramazzini, reavivó la polémica sobre lo peligroso del aspartamo.

Después de un estudio con mil 800 ratas durante ocho años, el equipo de investigadores que él lideró en la ciudad italiana de Bolonia concluyó que el aspartamo podría tener efectos cancerígenos.

Los estudios de la Fundación Ramazzini fueron evaluados por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) y por la FDA y fueron desechados por sus numerosos errores metodológicos, manteniendo que el aspartamo es seguro para el consumo humano.

Pese a conclusiones generales favorables a este producto, la duda ya se puso sobre el tapete y por momentos es revisada por los expertos.

Las principales fuentes de exposición al aspartamo son bebidas dulces, chicles, productos farmacéuticos, bebidas de frutas y yogures light, entre otros.

De todos los sustitutos del azúcar que se encontraron durante los más recientes 50 años, el aspartamo es sin duda el más polémico.

Con sólo mencionarlo surge el debate, los escalofríos y la preocupación. Todos hemos escuchado que la cola light puede producir numerosas enfermedades sin acabar de comprender cómo un producto así seguía en las tiendas de medio mundo. Por lo tanto, el debate sobre este edulcorante sigue vivo en la actualidad.
mem/rfc

también te puede interesar