Curiosidades

Los anticonceptivos más absurdos

Los egipcios fueron los primeros en usar métodos anticonceptivos de barrera para evitar el embarazo

foto
|

B. García |

A lo largo de la historia, no solo la sabiduría popular, sino los médicos han ideado anticonceptivos orales de dudosa o nula efectividad. Muchos contenían aceites, frutas, semillas, raíces y otras partes vegetales que de ningún modo evitaban la concepción.

El griego Soranus (138 -98 a.C.), uno de los médicos de la antigüedad más preocupados por la anticoncepción, fue el padre de algunos de los remedios más absurdos. Por ejemplo sugería a las mujeres que recogieran el agua que desechaban en las herrerías para enfriar el hierro candente y que se la bebieran tras el coito. También en la Antigua Grecia se creía que si una mujer brincaba y estornudaba después de tener sexo, evitaría que el esperma entrara al útero y así no quedar embarazada.

Los egipcios fueron los primeros en usar métodos anticonceptivos de barrera para evitar el embarazo: el más famoso de ellos fue la extraña mezcla de excrementos de cocodrilo con miel. Esta composición se le colocaba a la mujer en la vagina para impedir el paso de los espermas.

Antes de que existiera el condón, las personas usaban intestinos de animales para protegerse. Los intestinos por lo general eran de cerdos y debían remojarse en leche caliente antes de usarse.

Durante el oscurantismo se creía que si una mujer se amarraba los testículos de una comadreja en la pierna se protegería de los embarazos. Este método, obviamente no funcionaba y solo lastimaba a las comadrejas.

En el siglo XVI, los canadienses creían que si molías los testículos de castores y lo mezclabas con alcohol, se impedían los embarazos. Consideraban que este era un método muy “eficaz”, pero lo único seguro con este remedio era que emborrachaba a quien lo tomara.

Este también era un método de barrera y consistía en partir un limón por la mitad, quitarle la pulpa, y la cáscara introducirla por la vagina. La cáscara impedía el paso del esperma y el ácido del jugo funcionaba como espermicida.

Anteriormente, las mujeres usaban la cáscara de la planta de opio como un diafragma o se introducían las flores por la vagina para evitar el embarazo.

En los años 900 a.C., los médicos chinos recomendaban a las mujeres comer 16 renacuajos fritos en mercurio después de las relaciones sexuales. Este método en realidad era un veneno que no permitía embarazarse y además dejaba estériles a las mujeres. También dañaba los órganos y podía causar la muerte.

Hace 60 años, la Coca Cola fue una bebida muy popular y solicitada por las mujeres, y no por su sabor, sino como método anticonceptivo. Las mujeres introducían el líquido por su vagina y decían que su azúcar hacía explotar las células del semen.

Afortunadamente en la actualidad, hay una gran variedad de métodos que funcionan muy bien, son fáciles de usar, y que no implican ningún peligro para las mujeres.

En el caso de Nicaragua, el gobierno realiza importantes esfuerzos para mejorar la disponibilidad asegurada de insumos anticonceptivos en el país. Según la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, la planificación familiar es un componente importante y por ende el acceso a los métodos anticonceptivos es un indicador que permite conocer el nivel de utilización de estos servicios por parte de la población.

Mel/Bga

también te puede interesar