Curiosidades

Esos frijoles casi mágicos

Constituyen un alimento con propiedades sumamente enriquecedoras

frijoles-charros-cowboy-beans
Frijoles |

Oliverio Celaya |

Muchas personas consideran a los frijoles como un alimento de pobres, sin embargo cuentan con una inusitada riqueza que favorece la salud y diferentes parámetros de la calidad de vida de las personas.

Por lo tanto, es apropiado tener en cuenta a este tipo de alimento y reproducir las cualidades que diversos médicos y especialistas en nutrición le adjudican, lo que de seguro que no conocía, como le sucedió a este periodista.

Los frijoles o alubias son una semilla, de las que se conocen alrededor de 470, entre híbridos, tipos, ecotipos y entre otras variedades que se encuentran de forma silvestre en México, por ejemplo.

Esta leguminosa es originaria de América y fue adaptada en Mesoamérica hace aproximadamente siete mil años, es un alimento muy relevante en la dieta humana, pues está presente desde la época prehispánica y prevalece hasta nuestros días.

Como guarnición, sopa o plato fuerte, los grupos de frijoles que más se consumen son: bayos, negros, pintos, amarillos, manchados, moros y blancos, de los que puedes disfrutar varios beneficios. Algunas naciones también los mencionan como colorados, chícharos y lentejas.

Pasemos entonces a mencionar lo que nos favorece comer frijoles:

.- Son una gran fuente de nutrientes, pues una ración de frijoles contiene proteínas, fibra, minerales y carbohidratos.

.- Controlan los niveles de azúcar, por ello, son ideales para aquellas personas que padecen diabetes, pues sus carbohidratos absorben el azúcar evitando que aumenten los niveles de estos en la sangre.

.- Presentan un alto contenido de tiamina, rivoflavina, niacina y ácido fólico, que proveen de energía al organismo, asimismo resultan sustancias vitales para la formación de células.

.- Es un alimento que funciona como antioxidante, ya que eliminan los radicales libres y disminuyen los signos de la edad como las arrugas y manchas en la piel.

.- Evitan problemas digestivos al ser una fuente de fibra, al igual de que ayudan a prevenir enfermedades crónicas como obesidad, diabetes y cáncer.

Los frijoles se consumen en muchos países, como en México, Centroamérica (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica), Cuba y Puerto Rico, la planta es conocida como “planta de frijol”, a la vaina se le llama “ejote”, del náhuatl exotl .

Esta denominación es salvo en Costa Rica, donde se le llama “vainica”, y a las semillas se les llama “frijoles” (término que viene del latín phaseolus, y este del griego pháselos).

En todos estos países, la semilla típica o más preferida es de color negro, excepto en Honduras, El Salvador y Nicaragua donde es la de color rojo.

También en México se le dice “alubias” a la variedad blanca y “frijoles bayos” a la variedad café. En Honduras también se les conoce como “balas” y “balines”, de allí el nombre de baleada de la tortilla de trigo y frijoles fritos.

En Costa Rica, a una variedad de frijoles grandes se les conoce como “cubaces”. En Panamá se llama “porotos” a los granos grandes de color negro o rojo y “frijoles” al resto de las variedades.

En la mayor parte del Caribe, al igual que en Andalucía (España), se llaman “habichuelas” (diminutivo de haba, nombre que proviene del latín faba), pero no hay que confundir el término “haba” o “habichuela” con las “habas” del arco mediterráneo español, que se refiere a otro taxón (Vicia faba).

En Colombia, Cuba, Panamá, las Islas Canarias y Andalucía, se llama habichuela a las vainas verdes de esta planta.

En Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay se llaman “porotos” (término que proviene de purutu, el nombre en quechua). En Paraguay también se usa el nombre guaraní “kumanda” y, peyorativamente, “saporo”. A la vaina se la denomina “chaucha” en Argentina, Paraguay y Uruguay.

En Colombia se conoce como “fríjol” (nótese la acentuación grave o llana) y en algunas partes “frisol” (con acentuación aguda) a los granos rojos o negros, “blanquillo” o “cabecita negra” a los blancos, o “grano” en general. En Ecuador se la conoce bajo el nombre de fréjol (o poroto cuando se refiere solo al grano).

En el Perú la planta es conocida como “frejol” o “frijol”, y las semillas como “frejoles” o “frijoles” y en las regiones sureñas de la costa y sierra se le denomina aún poroto.

Para Venezuela se llama “caraotas” a los granos de color negro o blanco (caraotas negras y blancas) y “frijoles” al resto de las variedades (si bien algunas personas denominan a las de colores rojo y blanco “caraotas rojas” y “caraotas blancas”, respectivamente).

Los frijoles son de los alimentos más antiguos conocido del hombre y forma parte importante de la dieta humana desde tiempos remotos.

El frijol común empezó a cultivarse aproximadamente hacia el año 7000 a. C. en el sur de México y Guatemala. En México, los nativos cultivaron los frijoles blancos, negros y todas las demás variedades de color.

Así que cualquier variedad del grano o receta son buenas para nuestra alimentación y salud.
mem/rfc

también te puede interesar