Curiosidades

El mármol, conocido y desconocido a la vez

El material constituye una roca sumamente famosa sobre todo a partir de su empleo en obras públicas

marmoles
Piezas de mármol |

Oliverio Celaya |

Piezas de mármol se encuentran en la vida cotidiana, en muchos lugares, construcciones y en esculturas. Sin embargo, de tan conocido que puede pensarse este tipo de roca, es sumamente misteriosa y atractiva, por demás desconocida.

Por ejemplo en la India se encuentra el famoso monumento Taj Mahal, que fue edificado en mármol, su reluciente estructura responde a toda una historia de amor y, más que eso, representa la cultura de ese milenario país.

Pero hay mucho mas, pues en geología mármol es una roca metamórfica compacta formada a partir de piezas calizas que, sometidas a elevadas temperaturas y presiones, alcanzan un alto grado de cristalización.

El componente básico es el carbonato cálcico, cuyo contenido supera el 90 por ciento; los demás componentes son los que dan gran variedad de colores y definen sus características físicas.

Tras un proceso de pulido por abrasión el mármol alcanza alto nivel de brillo natural, es decir, sin ceras ni componentes químicos.

El mármol se utiliza principalmente en la construcción, decoración y escultura. A veces es translúcido, de diferentes colores, como blanco, marrón, rojo, verde, negro, gris, amarillo, azul, y puede aparecer de coloración uniforme, jaspeado (a salpicaduras), veteado (tramado de líneas) y diversas configuraciones o mezclas entre ellas.

Con frecuencia otros minerales aparecen juntos a la calcita formando el mármol, como el grafito, clorita, talco, mica, cuarzo, pirita y algunas piedras preciosas como el corindón, granate, zirconita, y muchos más.

Ateniéndose al concepto mineralógico, (no al artesanal), expresado por los científicos, solo se consideran mármoles a los agregados granoso-vítreos, formadas básicamente por carbonato de calcio y con trazas más o menos significativas de carbonato magnésico (mármol dolomítico).

En la naturaleza, se encuentra en aglomerados irregulares en el seno de la roca cristalina primitiva, (donde forma yacimientos irregulares que con frecuencia resultan ser filones) y menos frecuentemente formando estratos (en capas).

Es famoso el mármol blanco de Carrara en Italia. Otro mármol blanco de gran calidad y con denominación de origen es el de Macael (España), población conocida como la “Ciudad del Oro Blanco” debido a la cantidad y calidad de su mármol, al estar todas sus plazas y aceras cubiertas del mismo.

Este mármol se puede encontrar en obras tales como el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada.

El mármol immitio marble que los romanos llamaron marmor hymmettium, se extraía del monte Himeto al sur de Atenas.

Su color es ceniciento y cuando se corta produce un olor desagradable debido a su concentración de materiales orgánicos. En la antigüedad se conocía como marmo greco fetido.

Los artesanos lo llamaban “mármol cebolla”, debido a que su olor recordaba al de la cebolla. El mármol Immitio fue el primer tipo de mármol que importaron los romanos.

Se compraba en forma de pilares, varios de los cuales soportan el techo principal de Santa María Maggiore, de San Pietro in Vincoli y de San Pablo Extramuros, todas en Roma.

En la historia, como objeto de arte masiva, por primera vez, fue utilizado en Yasemek Gaziantep, Turquía por los Hititas, en los años 1600 a. C.
mem/rfc

también te puede interesar