Curiosidades

Cerveza, espuma y beneficio

Algunos estudiosos colocan a esa bebida en buen lugar entre los beneficios para la salud, lógicamente mediante el consumo moderado

Jarras de Cervezas
Jarras de Cervezas | Internet

Oliverio Celaya |

La cerveza, esa bebida de tanto tiempo y gusto entre los seres humanos, tiene muchas aristas, mitos y aspectos contradictorios, como buen producto que se respete, ahora con otra curiosidad, sobre su espuma.

En ciertos momentos, considerada dañina, en otras beneficiosas para la salud humana, el lúpulo apunta su trayectoria desde épocas muy antiguas, y su tránsito incluye desde los faraones, tanto como alimento o disfrute.

Pero la novedad la anota ahora este brebaje desde el brindis y el ruido del cristal de las copas con un líquido agitándose, lo que motivó la indagación científica, debido a que el contacto de dos botellas de este producto genera una cascada imparable de espuma.

El tema llegó a una mesa, no de bar, sino de expertos en física y fluidos españoles, quizás por el aquello de la copiosa demanda de la bebida en los centros recreativos de Londres, muy famosos.

Durante un año, tres entendidos de la Universidad Carlos III de Madrid replicaron el fenómeno del desbordamiento de la espuma.

Argumentaron en ese entonces que se trata de un problema sumamente conocido cuando los estudiosos lo consideran de una riquísima física, dijo Javier Rodríguez profesor del departamento de Ingeniería Térmica y de Fluidos, quien tomó parte en el estudio.

La indagación reconoció un triple proceso de cara a la velocidad de transformación del líquido en espuma. Para ello establecieron tres fases, la primera cuando las ondas de expansión y de compresión provocadas por el golpe entre las botellas avanzan por el líquido provocando la rotura de las cavidades de gas en el fondo del envase.

Esas burbujas se rompen y se transforman en otras más pequeñas, creando una gran serie de bolitas de espuma, como segundo proceso, y la parte final consiste en que esas burbujas pesan menos que el líquido a su derredor, y van entonces a la superficie, una explosión en penacho.

Las ondas de presión se conectan con las explosiones subacuáticas, y la burbuja aparece debido a la absorción de dióxido de carbono por lo que sube como una especie de hongo, una explosión, señalan los patrocinadores de la indagación.

No por pequeña, la investigación tuvo poca repercusión, pues incluso colaboraron en los experimentos el Instituto Jean Le Rond D´Alembert de Francia, lo publicaron en la revista Arvix y lo presentaron ante una conferencia sobre mecánica de fluidos de la Sociedad de Física Estadounidense.

Pero no fue tan sencillo como chocar dos botellas de cerveza, sino que los científicos tuvieron que emplear láser pulsado para crear las burbujas en la botella, y luego de golpearlas emplearon cámaras de alta velocidad para atrapar seis mil fotogramas por segundo. Solo así llegaron a esas conclusiones.

Lo que genera el golpe del vidrio es una reacción en cadena debido a la baja presión, de ahí las burbujas, y al impactar el fondo de la botella ese dióxido de carbono escapa en busca de salida. Buen entretenimiento para la ciencia.

Y hay mas, la indagación fue a costa de varias centenas de botellas de cerveza pagadas por los propios científicos, pues en los presupuestos indagatorios no podían figurar acápites de bebidas alcohólicas.

ESA CERCANA CERVEZA

La cerveza constituye una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada u otros cereales cuyo almidón es fermentado en agua con levadura (básicamente Saccharomyces cerevisiae o Saccharomyces pastorianus).

Esta bebida con frecuencia se aromatiza con lúpulo, entre otras plantas, de ahí que muchas veces se le mencione de esta manera. Existen diferentes variantes de este producto y formas de elaboraciones debidas a los tipos de ingredientes.

La cerveza por lo general es de color ambarino, pero pasan a tonos oro, negro, marrones rojizos, entre otros, además de presentar gas por la contención del dióxido de carbono que permite las burbujas y su habitual espuma, con aspecto cristalino o turbio, según el caso.

Su graduación de alcohol puede llegar hasta cerca del 30 por ciento de volumen, aunque en lo fundamental se ubica de tres por ciento y nueve por ciento de volumen. El lúpulo en particular otorga a la cerveza ese sabor límpido y amargo.

En la baja Edad Media se originó la costumbre de cocer el mosto con flores de lúpulo y a partir de ese momento comenzó la identificación de la cerveza como tal.  En particular, la costumbre de beber cerveza ocurrió en Alemania hace unos mil años.

Los primeros reportes del empleo del lúpulo están en Alemania en el siglo XI, referencias sobre impuestos de uso, del llamado Grut que en inglés se reflejaba como Gruit, conjunto de yerbas empleadas en la cerveza que finalmente fue sustituido ese nombre por el de lúpulo.

En francés el vino de malta es llamado Vin d´orge, en inglés Barley Wine y en alemán Gerstenwein y Maltonwein, mientras en italiano Vino de´orzo.

Para países como Japón, la cerveza como se conoce en la actualidad se trató de un producto importado en los inicios, aunque en la actualidad existen fábricas de este producto y por tanto adaptaron la locución Bier como Biiru.

Pero la elaboración de cerveza entre los japoneses es distinta a la occidental, pues se trata de la fermentación alcohólica del arroz, el sorgo o el mijo, y basado en esporas del Aspergillus Orizae, un hongo.

Varias son las opiniones científicas sobre el origen de la palabra Cerveza, cuando para algunas fuentes la ven en el latín como Cervésia. Pero su raíz tiene varios estamentos como Cerveja (portugués), Cervesa (Catalán), Cervexa (gallega y Cervécia; Bier (Alemania), Beer (ingles), Biere (francés) y Birra (italiano).

Pero la cerveza tiene antecedentes aún más lejanos en el tiempo, debido a que fue desarrollada por los antiguos pueblos elamitas, egipcios y sumerios, con evidencias en alrededor de 3500 a.C., hallados vestigios en Godin Tepe, en el antiguo Elam (hoy Irán).

La receta más antigua de cerveza es el Papiro de Zoísmo de Panópolis del siglo III, antes se bebía caliente como medicina, dicen documentos antiguos.

Los egipcios, por ejemplo, la elaboraban a partir de panes de cebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua, producto conocido en su momento como Zythum, palabra griega.

El profesor de la Universidad de Pensilvania Salomón Katz, ubica la aparición de una bebida de cebada fermentada con alcohol en la Mesopotamia del año 4000 A.C.

En la actualidad se pueden encontrar en el mercado 60 tipos diferentes de cereales en varias categorías, para la fabricación de cerveza: Malta básica, Maltas claras; que son llamadas, Lager, Pale o Pils, según el fabricante.

Bebida con moderación constituye un producto muy beneficioso para la salud por su alto contenido de vitaminas, sales minerales, proteínas, fibras, micro nutriente y carbohidratos.

Un estudio de la universidad británica de Cardiff, señala que la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto valor nutricional y favorece la digestión.
mem/rfc

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...