Curiosidades

Matrimonio sin sexo

¿Es posible? ¿Está todo perdido?

matrimonio
Matrimonio |

B. García |

Según el psicólogo Robert Epstein entre 10 y 15 por ciento de los matrimonios no tienen sexo. Las causas pueden ser diversas: aburrimiento, rutina, estrés, falta de tiempo, etc.

Ante esta realidad las parejas tienen dos opciones. Una es la de vivir sin sexo. La otra, intentar solucionar el problema. Si ambos miembros están dispuestos a resolver esto, entonces el matrimonio sin sexo tendrá sus días contados.

Sin embargo, no podemos dejar de lado la realidad de que en las parejas con un largo recorrido esto es habitual. En muchos casos, nada tiene que ver que no haya problemas, discusiones ni ningún otro motivo que pueda alterar el deseo. Muchos matrimonios vivirán bien así, pero quizás en sus mentes resida la creencia de que sin sexo la relación se va al garete. Es entonces cuando vendrán las presiones, algo que resultará contraproducente.

Un matrimonio sin sexo quizás resulte extraño, no obstante se puede ser feliz. Al menos siempre que se esté de acuerdo y se hable con la pareja. La comunicación será esencial desde un primer momento para ver si vivir sin sexo es una opción. Si los dos miembros están de acuerdo no hay ningún problema.

Pensemos que la importancia que se le da al sexo varía con la edad. Cuando nos encontramos iniciándonos en el mismo y es una novedad, se convierte en una parte valiosa de toda relación. Pero, con el tiempo, tal vez empecemos a valorar más otras cosas como el compañerismo, compromiso o la intimidad en la pareja.

En caso de que un matrimonio busque recuperar su vida sexual es importante que la motivación no se trasforme en presión. Conversar, intercambiar opiniones y dar pasos pequeños serán las claves para que esto tenga éxito. No se pueden cambiar las cosas de un día para otro, además de que podría ser peor. Un beso un día, una caricia otro y así progresivamente, el deseo podría volver a invadir a la pareja.

Un matrimonio sin sexo no siempre es una pesadilla, pueden primar más otras cosas que permitan a los dos miembros de la relación seguir igual de felices.

Solo eliminando las tan dañinas creencias de que sin sexo ya todo está perdido, de que el otro ya no nos quiere o de que se ha fracasado como pareja, podremos ser felices con la presencia o no de la relación sexual. Las relaciones siempre nos ponen a prueba y esta, es una de ellas.

también te puede interesar