Curiosidades

Grafología, lo que la escritura dice de uno

Es una especie de “huella dactilar”, ya que es casi imposible que se repita

mentira1
|

B. García |

La grafología es definida como la técnica que estudia las características psicológicas de las personas a través de la forma y los trazos de la escritura. Se analizan extractos de escritura espontánea y/o la firma de los individuos. Esto, puede dar información a los expertos sobre los rasgos de personalidad o su estado emocional en el momento que escribió. También se utiliza para autentificar la autoría de un escrito.

Todos escribimos de una forma distinta. Nuestra letra es reconocible entre la de los demás. Existen características que son genuinas. Es una especie de “huella dactilar”, ya que es casi imposible que de manera natural se repitan exactamente las mismas características entre dos individuos.

Incluso cuando queremos modificarla a sabiendas, nos resulta muy difícil ocultar los trazos que nos salen de manera natural.

Características a observar

Dentro del análisis de los trazos de la escritura hay características concretas en la que los grafólogos hacen hincapié. Son 8 los rasgos en los que se fijan especialmente y que dan diversa información:

•        Tamaño: autoconcepto y autoestima.

•        Inclinación de las letras: la afectividad, iniciativa, capacidad de reflexión y la tendencia a usar la intuición o la lógica.

•        Forma: nivel cultural, nivel intelectual, el sentido estético de una persona.

•        Presión: vitalidad y salud.

•        Velocidad: agilidad mental, cociente intelectual.

•        Dirección de las líneas: estado emocional.

•        Ligar o desligar letras: comunicación, afectividad, forma de relacionarse con los demás.

•        Puntos sobre las íes: atención y precisión.

La firma es personal e inimitable. Contiene rasgos que son muy difíciles de plagiar de manera exacta. La firma es nuestro” sello de identidad” y según los expertos también puede aportar mucha información acerca de nuestra personalidad. El hecho de no elegir nuestra firma de una forma al cien por cien consciente puede contribuir a que tenga elementos que informen sobre nuestra forma de ser.

Una de las características importantes a la hora de analizar una firma es si el nombre es legible o no lo es. Si se puede leer con total claridad esto puede significar que la persona es alguien que tiene claro sus objetivos, responsable, con alta autoestima y equilibrada. Si la firma se puede leer con dificultad puede indicar que es una persona ansiosa, impaciente y que elude responsabilidades.

La grafología cada vez se utiliza de manera más habitual. Los jueces demandan más peritajes de expertos para observar características de la personalidad o tendencias agresivas y violentas.

también te puede interesar