Curiosidades

Soy un gamer

Los ciberjugadores son personas muy peculiares

Gamer
¿Eres gamer, broder? |

Redacción Central |

Apenas un par de lustros atrás ser ciberjugador era algo así como ser astronauta. No eran extraños, pero tampoco eran  (ni aún lo son) la mayoría de los habitantes de nuestro planeta.

A diferencia de los viajeros espaciales, los hay de casi cualquier edad y la ausencia de gravedad (entiéndase ley física) no les afecta, aunque sus acciones y comportamiento puedan, en algunos casos, crearles trastornos de salud de cierta gravedad (valga la dilogía a propósito).

El tema da para varias cuartillas, pero ahorita solo me refiero a esa forma de identificarse y autotitularse los que se deleitan con los videojuegos, ya sea usando una PC en solitario o varias PC a distancia.

Viendo a unos estudiantes hace días escuché cómo uno le preguntaba a otro: -¿Eres gamer, broder?- Y ante la respuesta afirmativa del aludido, ambos rostros resplandecieron como si de pronto se reconocieran como miembros de una organización súper secreta al estilo Agencia de Seguridad Nacional, FBI o la KGB.

El gamer, en la castellanización del vocablo inglés “gamer” (jugador) es un ser especial. Puede estar más de 48 horas sólo fumando o bebiendo café, jugo o agua simplemente, con la vista fija en la pantalla y los 10 dedos curvados sobre el teclado o presionando en los botones del bastón de mando. Un saxofonista de élite sentiría envidia de la velocidad y destreza con que lo hace.

Los gamer se especializan en determinados juegos, se conocen todos los trucos, las claves ocultas, los distintos niveles. También se conocen entre ellos, pero generalmente por pseudónimos y representaciones gráficas; casi nunca se presentan tal cual.

Los retos y las apuestas, y por consiguiente el estímulo monetario, marcan pautas en el desempeño de estos expertos del videojuego.

Nos hacemos esta pregunta: ¿Es el videojuego llevado al nivel extremo un vicio? ¿Puede llegar a causar trastornos físicos y mentales en las personas? ¿De qué viven esas personas?

Hay de todo en la Viña del Señor. Muchos especialistas coinciden en que se puede ser un simple entusiasta de los juegos, pero es cierto que un elevadísimo porcentaje de los jugadores llegan a convertirse en adictos y someten sus cuerpos y sus mentes a verdaderas tensiones y sobrecargas.

Cuando se organizan campeonatos en una comarca, en un barrio y entre ciudades comienza la fiebre de la preparación: los participantes se encierran en habitaciones habilitadas para ello y cuando después de varios días salen de su enclaustramiento voluntario, han perdido varios kilos de peso y las ojeras marcan sus pálidos rostros.

Para los que aún no lo saben, todos los años se organizan Juegos Mundiales Cibernéticos (JMC)  (World Cyber Games). Es un evento internacional al que acuden los mejores jugadores del mundo por países, luego de pasar por algunas series eliminatorias nacionales.

Inspirados en los Juegos Olímpicos, los JMC se suceden desde el 2000 y la sede se cambia cada año. Entre los países latinoamericanos con mejores puntuaciones en esta modalidad de juego están Brasil, Colombia, Argentina y Perú.

Ser un gamer puede llevarte a la popularidad, a la fama, pero también puede destruir tu vida. Padres y maestros deben involucrarse en la divulgación de las consecuencias negativas de la práctica de esta actividad. Pero la mayor responsabilidad la tenés vos.

No te dejés llevar por el juego sin control. Practicá ejercicios físicos al aire libre, leé libros, andáte con los amigos a conocer la Naturaleza, encuentra una forma de expresar tus sentimientos a través del arte. Sé un GAMER, pero en minúsculas.

(Visited 38 times, 1 visits today)

también te puede interesar