Curiosidades

Insólita manera de perder el trabajo

El empleado fue hasta la corte por incumplir las reglas de urbanidad

mal aliento
Perturbaciones sonoras (eructos regulares y flatulencias no disimuladas) en el ámbito de trabajo causan tensiones entre los compañeros |

Redacción Central |

La falta de educación de un empleado que enrarecía su ambiente laboral con eructos y flatulencias sin ninguna consideración hacía sus compañeros fue motivo suficiente para su despido.

Pese a los llamados de atención y la cordura de sus camaradas, el problema se volvió cotidiano y aumentaron las quejas por lo que el jefe determinó tomar el asunto en sus manos y consultó con un órgano de justicia sobre la olorosa situación que afectaba a los obreros.

La queja laboral fue enviada a una Corte de Apelaciones de Versalles, en Francia, la cual tras un largo análisis determinó aplicar la resolución No, 10/04404 del 22 de  marzo de 2012.

El argumento de la instancia judicial consideró que “las faltas deliberadas y reiteradas a las reglas del savoir-vivre, (del saber vivir) del asalariado generaban tensiones en sus relaciones con sus colegas de trabajo y eran la causa real y seria del despido”.

Junto con el dictamen del tribunal el empleado recibió la carta de la empresa donde se le notificaba su despido, debido a que sus perturbaciones sonoras (eructos regulares y flatulencias no disimuladas) causaban frecuentes tensiones en el ámbito de trabajo.

Según declaró el superior del infractor, este en respuesta a las quejas de sus compañeros por el enrarecimiento del ambiente de trabajo que provocaban sus incontinencias había adoptado una actitud de provocación hacia estos.

No hizo caso a la petición reiterada de respeto a las reglas elementales de urbanidad que  le hicieron conocer a través de correos electrónicos y de forma verbal, y como persistió en su conducta incivilizada hubo que apelar a la justicia laboral, argumentó su jefe.

también te puede interesar