Curiosidades

Terreno barato en venta

En 1867 Rusia vendió el territorio de Alaska a Estados Unidos por 7,2 millones de dólares

paisaje
Paisaje de Alaska |

Redacción Central |

Como curiosidad histórica traemos este hecho que hoy asombra a cualquiera. Corría el siglo XIX. Alaska, territorio del imperio ruso, era un importante centro de comercio internacional. En su capital, Novoarjánguelsk (en la actualidad Sitka), se vendían tejidos procedentes de china, té, pieles de nutria, marfil de morsa y madera. Tenía varios astilleros donde se construían barcos, algunas fábricas y minas de donde se extraía carbón. Ya se tenían conocimientos de la existencia de numerosos yacimientos de oro.

Era un paraíso para los comerciantes rusos. Todos los yacimientos de Alaska pertenecían a una compañía ruso americana conocida como RAK y curiosamente podía firmar de manera independiente contratos comerciales con otros países y contaba con bandera y moneda propias. El propio zar y muchos miembros de la corte zarista eran accionistas de la empresa. Un tal Alexander Baránov llegó a ser el gobernador principal de los asentamientos rusos. Comerciante de gran talento, Baránov construyó escuelas y fábricas en el territorio. Sus ganancias eran de hasta el mil por ciento. Pero su actividad declinó al llegar a la ancianidad.

Los nuevos propietarios explotaron a los nativos pagando precios mínimos por las pieles de nutria, lo que llevó a los cazadores nativos a exterminar por completo a estos animales. Los aborígenes cayeron en la miseria y empezaron a sublevarse mientras los rusos sofocaban las rebeliones disparando sus cañones desde los buques contra las aldeas ribereñas.

¿Pero cómo fue que Alaska pasó de manos rusas a norteamericanas? Resulta que en ese mismo periodo comenzó la guerra de Crimea, y Rusia se vio combatiendo contra Inglaterra, Francia y Turquía al mismo tiempo. Para los zares y sus generales estaba claro que el país no sería capaz de administrar, abastecer y proteger a Alaska debido a la lejanía del territorio y a que las vías marítimas estaban controladas por los barcos del enemigo. Temían que Inglaterra bloqueara Alaska y entonces Rusia iba a perderlo todo.

Entonces, mientras crecía la tensión con los ingleses, las relaciones con los norteamericanos eran muy buenas. Y la idea de la compra-venta de Alaska surgió en ambas partes como una muy buena oportunidad en la que ambos ganarían.

Hay que decir que muchos norteamericanos se opusieron a la compra de “un cofre de hielo con 50 mil esquimales salvajes que beben aceite de pescado para desayunar”.

Así y todo, el 30 de marzo de 1867 se firmó en Washington el contrato de venta de 1,5 millones de hectáreas de posesiones rusas a Estados Unidos por 7.200.000 dólares, una suma de dinero puramente simbólica. La transferencia oficial de las tierras se celebró en Novoarjánguelsk. Tropas estadounidenses y rusas formaron junto al mástil del que empezaron a arriar la bandera de Rusia después de una salva de cañones.

Solo en los primeros cincuenta años de propiedad, los norteamericanos obtuvieron ganancias cien veces superiores al valor de la compra. El territorio de Alaska es rico en petróleo, carbón y oro, además de los bosques inmensos que posee, reserva de agua y otros muchos minerales.

Alaska

Localización de Alaska

alaska-oil

Extración de petroleo en costas de Alaska

alaska-oleoducto

Oleoducto a través de Alaska

paisaje2

Paisaje de Alaska

trineo

Trineo jalado por Huskys

también te puede interesar