Curiosidades

Nido de Salangana, un plato delicioso de la cocina oriental

Su consumo aporta muchos nutrientes a la dieta del hombre

Nido de Salangana
Nido de Salangana |

Redacción Central |

En peligro de extinguirse, debido a la amenaza que representa la originalidad de su nido, porque el hombre lo recolecta para emplearlo en su alimentación, revolotea una pequeña avecilla en la mayoría de los países asiáticos.

Se trata de la salangana, una especie de golondrina cuyo nido confeccionado con algas gelatinosas, mezcladas con la saliva glutinosa del ave, lo han convertido en un plato muy demandado de la gastronomía.

Estos pájaros propios de China y otros países del Extremo Oriente pertenecen a la familia de aves Apodidae, y constituyen un grupo bien definido, que se caracterizan por su plumaje opaco con tonalidades de negro, castaño y gris.

En cuanto a sus extremidades, casi todas tienen cuatro dedos, menos la salangana tatú, que carece del dedo trasero. Como sus piernas son muy cortas, impiden que las aves puedan posarse, sin embargo les permiten colgarse de superficies verticales.

Vuelan principalmente en forma planeada, debido a que sus plumas primarias son muy largas y sus músculos pectorales muy pequeños. La mayor de estas aves insectívoras, es la Aerodramus, que mide 10 centímetros de largo y pesa unos 10 gramos.

Las salanganas construyen sus nidos en las partes más altas de las edificaciones y en esquinas oscuras de las paredes de las cuevas. Salen de sus curiosos dormitorios de día para cazar y alimentarse y regresan en la noche.

La apariencia de ambos miembros de la pareja es similar, son aves monógamas, y en el cuidado de sus crías mientras son pequeñas participan con el mismo esfuerzo tanto las hembras como los machos.

Para constituir familia, los machos realizan aparatosas exhibiciones áreas, pero el apareamiento se produce en el nido. La época de reproducción coincide con la de las lluvias, cuando el ambiente se llena de insectos que son su alimento preferido.

El tamaño de la nidada depende tanto de la fuente de alimentos como del lugar donde está construido, pero generalmente es pequeño. En él, la hembra pone 1 o 2 huevos de color blanco opaco y con dos días de diferencia.

La creación de sus nidos hechos completamente de saliva, y sin ningún otro material, como plumas, musgos o ramitas tienen gran demanda y son colectados para venderlos a altos precios en restaurantes costosos, donde se consideran
un plato delicioso.

Un nido comestible

Para confeccionar el plato de sopa o caldo nutritivo de esta ave, debe ser del nido de un ave auténtica, principalmente de la salangana nidoblanco (Aerodramus fuciphagus) y de salangana nidonegro (Aerodramus maximus).

En la confección de esos nidos, se observa en vez de ramitas, plumas y paja, algas unidas por las hebras de la saliva gomosa de la salangana que se endurece al entrar en contacto con el aire. Luego se recolectan y limpian para venderlos a los restaurantes.

Destacados nutricionistas chinos afirman que comer la materia del nido de salanganas ayuda a mantener el tono de la piel, el equilibrio de la energía vital y también contribuye a fortalecer el sistema inmunológico.

Agregan que aunque su precio es elevado, consumir la sopa o el caldo hecho con el nido de esa avecilla, también fortalece los pulmones, previene la tos, mejora la constitución y prolonga la vida.

Un balance de los aportes nutricionales del nido a la dieta del hombre revela que el valor de 100 gramos de nido seco de salangana equivale a 49,9 gramos de proteína soluble, 30,6 gramos de carbohidratos, 4,9 gramos de hierro y 1,4 gramos de fibra.

también te puede interesar