Cultura

A 100 años del nacimiento de Camilo Zapata

El Clarinero Mayor es el pilar de identidad de la cultura musical nicaragüense, orgullo del país en ese campo, así como Rubén Darío lo es en la literatura

Camilo Zapata
Camilo Zapata |

Redacción Central |

El próximo día 25 se cumplirán 100 años del natalicio de Camilo Zapata, considerado el creador del son nica. A propósito de la cercanía de la fecha, compartimos una síntesis biográfica del Clarinero Mayor.

Camilo Zapata nació en Managua, a media cuadra de la Escuela de Bellas Artes, hijo de Amelia Zúñiga Urtecho y Benjamín Zapata Mestaller.

Al nacer lo bautizaron como Ramón Arnoldo Zapata Zúñiga, sin embargo, su abuela materna lo llamó Camilo desde sus primeros meses de vida y por este nombre se conocería definitivamente.

Doña Amelia le enseñó a tocar el piano, pues era profesora de este instrumento. Como ella era miembro de la Convención Bautista, el pequeño Camilo pudo asistir a los cultos amenizados por guitarristas y mandolinistas.

Este hecho marcó musicalmente para siempre al niño, quien más adelante se definiría como compositor y pionero del son nica.

Al notar su devoción por la música a temprana edad, su mamá le compró su primera guitarra. La familia vivía en ese entonces en el barrio San Pedro y, por cosas de la vida, un día llegó a la casa una artista llamada Isabel Montealegre, que cantaba y ejecutaba la guitarra. A petición de doña Amelia, le enseñó a Camilo los primeros acordes.

A los doce años empezó a componer sus primeras canciones, basándose en los ritmos de moda, pero sin lograr satisfacer su espíritu artístico. Camilo ya buscaba algo más en la música y no sabía qué era.

Pasaron dos años y en 1931, Camilo Zapata irrumpió con su primera canción, calcada en la métrica de su son. Esa primera composición fue el caballito Chontaleño, letra y música que modificó varias veces hasta lograr presentarla en vivo en un programa de la emisora Rubén Darío y obtuvo la aceptación inmediata del pueblo.

Camilo hizo nacer su son inicialmente con el nombre de “nicaraguano”, pero más tarde un amigo compositor le sugirió cambiarlo por “son nica”, el cual quedó definitivamente.

Camilo Zapata hizo unas 600 canciones, logró grabar 70 composiciones en siete discos, preparó y finalizó 45 sones nicas. Las restantes piezas siguieron ritmos como el bolero, el vals, el foxtrot, la balada y el jazz bolero. Sus temas fueron interpretados por grandes de la música, tanto nacionales como extranjeros.

Zapata es el pilar de identidad de la cultura musical nicaragüense, orgullo del país en ese campo, así como Rubén Darío lo es en la literatura y el movimiento del modernismo, el maestro Rodrigo Peñalba en la pintura contemporánea y el coreógrafo Alejando Cuadra en la danza folclórica.

Camilo, a cien años de su nacimiento, es una gloria nacional, un héroe cultural, Hijo Dilecto en Managua y Chontales, Doctor Honoris Causa de la UNAN Managua y personaje del siglo XX.

El Clarinero Mayor cerró sus ojos para siempre el 23 de junio de 2009. Tenía 92 años al morir. Nicaragua lo recuerda siempre con su sonrisa.

ale/tgp

también te puede interesar