Cultura

Rubén Darío, poeta eterno

El insigne bardo habita en todo lo que los nicaragüenses consideramos más sagrado, en la Patria que es inicio y fin de todos nuestros amores, él la representa, ella lo dio al mundo para siempre

Los restos mortales de rubén Darío reposan en la Catedral de León
Los restos mortales de rubén Darío reposan en la Catedral de León | Jairo Cajina

Redacción Central |

Rubén Darío no va a morirse nunca, aunque este 6 de febrero estemos conmemorando el centenario de su tránsito a la inmortalidad. El insigne bardo habita en todo lo que los nicaragüenses consideramos más sagrado, en la Patria que es inicio y fin de todos nuestros amores, él la representa, ella lo dio al mundo para siempre.

Cuando el día que marca su entrada a la eternidad la Asamblea Nacional lo declare merecidamente “Héroe Nacional”, además de reinar en el parnaso a donde van a morar todos los poetas, ocupará un lugar junto a los grandes hombres que conforman nuestra épica nacional y cuyos actos moldearon nuestra historia para traernos hasta aquí.

Rubén Darío, con su obra literaria, marcó un cisma en todo lo que anteriormente se había escrito en nuestro continente y en el mundo iberoamericano. Su poética, su manera de enfrentar el hecho creativo, de traducir lo real y lo que pertenece al universo de los sueños, lo hizo convertirse en el único latinoamericano que fundó un nuevo horizonte literario, el Modernismo. De él partió y él lo alimentó concienzudamente con creaciones como “Azul”, “Prosas profanas”, “Cantos de Vida y de Esperanza”, “Poema del Otoño”, su legado imperecedero.

Pero aunque sus ojos avistaron numerosas ciudades, otras maneras de la luz, Nicaragua nunca se le salió del corazón; hacia ella volvía constantemente la mirada, y le dedicaba sus pensamientos más íntimos.

Y los nicaragüenses le hemos retribuido el amor de la mejor manera posible, alzando su nombre y su obra, salvándolo del olvido, renovando la vida de sus versos, honrando su nombre a través de nuestros mejores actos.

Rubén Darío, nicaragüense universal, príncipe y padre para todos aquellos que hablamos en lengua española. Gracias por tu verso, por tu pasión, por tu rebeldía, por tu imaginación, por regresar a tu tierra donde permanecerás vivo para siempre.
mem/ana

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!