Cultura

Las decisiones

Es una tarea que no suele hacerse a la ligera, sobre todo si la cuestión es importante

decisiones
¿Por qué no sabemos tomar una decisión? |

B. García |

No sé qué decisión tomar, es quizás, una de las frases más frecuentes en aquellas personas inseguras de sí mismas y por tanto indecisas ante la vida. Tomar una decisión significa responsabilizarse de las consecuencias que ello conlleva. Por lo tanto, es una tarea que no suele hacerse a la ligera, sobre todo si la cuestión es importante.

¿Por qué no sabemos tomar una decisión?

En realidad, sí sabemos, todos sabemos tomar decisiones. Lo que sucede es que dudamos de cuál es la decisión correcta y eso nos paraliza. Tomar una decisión, es fácil, siempre que nos sintamos seguros de nosotros mismos, pero es precisamente nuestra inseguridad la que nos impide tomar decisiones ante la vida y junto a ella, nuestros miedos.

El sentirnos inseguros significa no estar centrado en nosotros mismos y por el contrario, estamos pendientes de lo que pensarán los demás de nuestra decisión. Por tanto, es fácil, no saber tomar una decisión si nos basamos en los motivos en los que otros esperan u opinan acerca de esto. La inseguridad crecerá en nosotros y en consecuencia, la indecisión y los miedos, aumentando así el círculo vicioso sin salida, sintiéndonos cada vez más bloqueados y paralizados.

La sensación de seguridad en nosotros mismos supone tener una buena autoestima, es decir, una buena relación con nuestro yo interior, valorando quienes somos, conociendo bien nuestras virtudes y también nuestras debilidades. Tener seguridad personal supone conocernos a nosotros mismos, nuestros valores y deseos ante la vida.

¿Cómo tomar una decisión?

Cuando estamos ante varias opciones, de las cuales tenemos que tomar una decisión, en primer lugar, es importante sentirnos conectados con nosotros mismos, sabiendo quiénes somos y nuestra proyección en la vida. De tal forma, que no estaremos centrados en los demás, en lo que piensan u opinan de nuestras opciones, sino en nosotros.

En segundo lugar, es importante tomarnos un tiempo de reflexión acerca de cada opción, valorando sus pros y contras. Contrastando lo que nos convence con lo que nos limita.

también te puede interesar