Cultura

¿Por qué no vivir el pasado?

Mirar permanentemente atrás e instalarse en el pretérito suele ser propio de personas que tienen miedo al presente

Espejo retrovisor
¿Por qué muchos convierten su pasado en su presente? |

B. García |

El pasado está escrito en la memoria y el futuro está presente en el deseo. Vivir anclado en el pasado o pendiente de qué pasará en el futuro es una manera de perderse el presente. El problema no es recordar momentos intensos, ni idear una vida deseada, el problema llega cuando nos refugiamos en uno u otro lado de manera continuada.

-¿Por qué muchos convierten su pasado en su presente?

Resistirse a aceptar la realidad que se les presenta o considerar que una decisión tomada en el pasado es la causante del infortunio presente es uno de los motivos que hace a muchas personas vivir erróneamente. El pasado está escrito con todas aquellas vivencias que nos han traído aquí y ahora, a este lugar y de esta manera. Es un baúl lleno de experiencias buenas y malas, de erradas decisiones  y también afortunadas, de tristezas, alegrías y personas que entraron y salieron de nuestra vida.

No se trata de renunciar al pasado, sino evitar que se convierta en una atadura, un lastre, que nos paralice y estorbe para disfrutar del presente. Acudimos a él, a través del recuerdo, sentir la necesidad de vivir en el pasado es un comportamiento poco recomendable para nuestro desarrollo personal.

Mirar permanentemente atrás e instalarse en el pretérito suele ser propio de personas que tienen miedo al presente, al devenir de la vida, a lo incierto y se aferran al pasado porque conocer lo que ocurre les otorga seguridad.

La solución está en nuestra mente. No se trata de borrar nuestro pasado, pues recordar momentos agradables nos provoca placer. Lo que se trata es de soltar el lastre y aceptar que el pasado es un pensamiento espontáneo y no una vivencia real.

Saber sacar provecho del recuerdo de experiencias vividas, ya sean alegres o tristes, convirtiéndolo en una enseñanza para mejorar nuestra condición de seres humanos, es lo ideal para poder continuar en constante desarrollo. Frenando exactamente en ese momento donde los pensamientos pasados se vuelven obsesivos y martirizan nuestro presente.

Instalarnos en la melancolía continua es un error porque, por suerte o desgracia, no se puede viajar al pasado, culpabilizándonos por una decisión pasada y dándole vuelta a la cabeza para buscar una solución a algo que ya no existe, lo único que conseguimos es un castigo psicológico que no nos permite disfrutar de nuestro momento actual.

Centre su mirada en el presente, disfrute y tome conciencia del momento en el cual vive. Deje de viajar al pasado para intentar arreglar lo imposible y borre de su mente frases tales como “si hubiera hecho…”.

(Visited 1 times, 1 visits today)

también te puede interesar